Por Sergio Dobosz

Queda advertirle al lector que este producto llorón dura además dos largas horas, en las que en la primera todo avanza con una clamorosa lentitud y en la segunda los cauces se desbordan al melodrama arrebatado.

El triunfo del espíritu - Antwone Fisher: El triunfo de llegar a soportarla... 3


Denzel Washington esperaba seguramente una nominación para los Oscar por su interpretación en este film, y que además sirviera como un tangencial reconocimiento a su labor como director debutante; pero este hecho no se produjo y en la pasada entrega de los Oscar ni Washington ni su Antwone Fisher compitieron en categoría alguna. Podría entenderse este dato como un castigo de la Academia a un debut ramplón, fácil y cobarde como éste, pero en realidad la explicación más lógica pasa por el nivel tan alto de los candidatos “oscarizables” de este año, que no permitió a Washington salir al ruedo, cosa que en otra edición seguramente habría sucedido. Y hubiera sido una tremenda injusticia dar algún tipo de reconocimiento a un trabajo tan tramposo, vulgar y conservador, donde ni siquiera la labor como actor de su máximo responsable pasa de ser un remedo de los tics y poses estudiadas, que ya sabe que funcionan. Una creación superficial y carente de vida de un psiquiatra de la marina que (haciendo honor a la tradición) tendría que empezar un tratamiento de psicoanálisis por él mismo.

Antwone Fisher puede resultar bastante representativo del Hollywood de hoy, empeñado en El triunfo del espíritu - Antwone Fisher: El triunfo de llegar a soportarla... 4dejar atrás el espectro del prejuicio racial, e incorporar a algunas notorias figuras afroamericanas al cine mainstream. Que Halle Berry y Denzel Washington hayan sido los ganadores del Oscar de actuación el pasado año es todo un dato, y eso se amplía con el ofrecimiento a Washington para que dirija esta película en la que seguramente encontró elementos personales. De alguna manera, se ha convertido en el sucesor de Sidney Poitier, en tanto que encarnación de cierto tipo de “negro integrado”, más cercano a Colin Powell que a su colega Spike Lee (o al Malcolm X que interpretó para este último).

El protagonista del film, marino y negro, manifiesta una vocación por la pelea que lo mete en varios problemas y termina hartando a sus superiores en la Armada Norteamericana, quienes finalmente resuelven someterlo a una evaluación psiquiátrica antes de decidir darlo de baja. Allí da comienzo el enfrentamiento entre este Antwone Fisher (Derek Luke) y el psiquiatra de la marina a cargo de la evaluación (Denzel Washington); una relación hecha primero de silencios y reticencias, irritación y desconfianza, hasta que poco a poco el paciente se va abriendo, y exponiendo una historia sumamente dolorosa.

El triunfo del espíritu - Antwone Fisher: El triunfo de llegar a soportarla... 5Lo que surge a través de ese relato es un drama personal escrito por el propio interesado, quien volcó en el asunto mucho de autobiográfico, aunque reconoce haber introducido un margen de ficción. El cuadro incluye abandono paterno, abuso infantil, una vocación artística estorbada por la hostilidad del medio, ser negro y pobre en medio de una sociedad blanca y a veces racista, y la necesidad de salir a buscar a la familia perdida para encontrarse con las propias raíces. Al final, no sólo el paciente sino también el psiquiatra habrán hecho frente a algunos fantasmas personales.

Si lo mencionado ya huele mal, terminaré por aclarar que estamos ante un producto más de El triunfo del espíritu - Antwone Fisher: El triunfo de llegar a soportarla... 6embalaje televisivo, realización convencional y manipuladora (como ya es costumbre, la enfatización de la música y de las actuaciones en los momentos más dramáticos, acompañados de los típicos diálogos de estudiante de preescolar, están a la orden del día), y un buen puñado de “buenos sentimientos” que pasan, como ya suponíamos, por la exaltación de los valores castrenses, la familia, la fidelidad sentimental, la sensibilidad masculina, etc. Por si no bastara con lo dicho, queda advertir que este producto llorón dura además dos largas horas, en las que en la primera todo avanza con una clamorosa lentitud y en la segunda los cauces se desbordan al melodrama arrebatado (aunque aquí Washington se permita alguna secuencia sorprendentemente conseguida como es la del encuentro del chico con su madre). Todo carente de personalidad y talento real, aunque demostrando el oficio aprendido por Washington en su trabajo con otros realizadores igual de insustanciales que él, en películas igual de prescindibles que ésta.

El triunfo del espíritu - Antwone Fisher: El triunfo de llegar a soportarla... 2Título: El triunfo del espíritu: Antwone Fisher
Titulo original: Antwone Fisher
Director: Denzel Washington
Género: Biográfica, Drama, Romance
Intérpretes: Derek Luke, Denzel Washington, Joy Bryant, Salli Richardson, James Brolin y Kevin Connolly
Duración: 120 minutos
Origen: Estados Unidos
Año Realización: 2002
Distribuidora: Fox
Fecha estreno: 29/05/2003

Puntaje 2 (dos)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here