Por Pablo Arahuete

El conflicto entre Croacia y Serbia fue visitado en varias oportunidades por el cine, pero siempre queda algo por exponer, como en el caso de Bajo el sol (2015) y de ahí la particularidad de muchos realizadores, entre quienes se encuentra Dalibor Matanic, para hallar desde la expresividad del arte la herramienta adecuada y así dejar alegatos o mensajes detrás de cada historia. Lo cierto es que cada una de las películas como la recordada ganadora del Oscar 2002 El último día, de Danis Tanovic o la hace pocos meses estrenada Mandarinas (2013), de Zaza Urushadze, coincide en un denominador común: la intolerancia y, en su cara más cruda, la violencia sin sentido.Bajo el sol: El eterno retorno del odio 8

Sin ánimos de clausurar su relato en un estilo naturalista o realista, el cineasta croata apela por un lado a un recurso simbólico en la representación al utilizar en sus tres historias o capítulos a los mismos actores en roles diferentes, tres hombres y tres mujeres, sin diferencia étnica visible. La idea tal vez busca desde esa ambigüedad generar en el espectador la empatía con lo humano, más allá del conflicto étnico per se.


De un lado y del otro, los muertos se lloran de la misma manera; de un bando o del otro, el odio renace en el repaso de historias, pero también la tolerancia una vez superada la barrera de encontrar en el otro un enemigo más allá de un adversario o vecino.

Bajo el sol: El eterno retorno del odio 11Las fechas elegidas se dividen de a diez años y comienza en 1991, donde la historia de amor entre un croata y una serbia se ve truncada por la falta de comprensión de un entorno hostil por parte de la familia serbia. El toca la trompeta y ella desafía a cada minuto a sus pares con su historia de amor sin importar absolutamente otra cosa que su sentimiento hacia el muchacho trompetista.

De esta primera aproximación al conflicto entre ambos bandos, se puede destacar el estilo ascético y poco grandilocuente a la hora de narrar cada uno de los acontecimientos de esta tragedia. El empleo de la fotografía, a cargo de Marko Brdar, como complemento visual y la música, de Alen Sinkauz y Nenad Sinkauz, hacen el resto para amenizar la crueldad expositiva.

Bajo el sol: El eterno retorno del odio 9La transición de una historia a la otra también obedece a una marca del propio director, quien muestra en un recorrido sumario por diferentes zonas el estado edilicio y los resabios del conflicto con marcadas señales de destrucción. Desde los escombros de viviendas o barrios alcanzados por las bombas, hasta la mirada de animales como testigos de esa devastación acompañan la idea de mantener la ambigüedad referencial, porque el espacio tampoco puede definir si se trata de la geografía de Serbia o de Croacia.

La segunda historia, situada en 2001, remite a la perdurabilidad del odio tras una década de enfrentamientos y tiene por protagonista a un carpintero, quien trabaja en la casa recuperada de una familia que decide regresar a su tierra. Demás está decir que el carpintero es croata y la familia, compuesta por madre e hija, serbia.

Parte de la segunda historia entronca con la tercera y última, en 2011, aunque desde el punto de vista temático y no cronológico, ya que los Bajo el sol: El eterno retorno del odio 12involucrados tienen en común un niño, quien regresa en este caso es el padre a reclamar, luego de la ausencia, la posibilidad de conocer a su hijo y quien lo rechaza es la madre, también arrastrada por el odio heredado.

Dalibor Matanic, también guionista, logra resumir en las casi dos horas de largometraje un fenómeno que con el correr de las décadas no ha hecho otra cosa que continuar creciendo y que ha generado tantos anticuerpos contra la tolerancia que aún hoy se sigue expandiendo fronteras afuera. El ejemplo más claro se encuentra a la vuelta de la esquina, con las nuevas modalidades del terrorismo internacional, porque el alimento sigue siendo el odio por el otro.

Bajo el sol: El eterno retorno del odio 1Título: Bajo el sol
Título original: Zvizdan
Dirección: Dalibor Matanic
Intérpretes: Tihana Lazovic, Goran Markovic, Nives Ivankovic, Mira Banjac, Slavko Sobin, Dado Cosic, Trpimir Jurkic, Lukrecija Tudor, Stipe Radoja
Calificación: Apta para mayores de 16 años
Género: Drama, Bélica
Duración: 123 minutos
Origen: Croacia
Año de realización: 2015
Distribuidora: CDI Films
Fecha de estreno: 21/07/2016

Puntaje 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here