Amando a Carolina trae inmediatamente la referencia obligada a esas películas que bucean en los rituales del olvido tras un desamor o el fracaso de la aventura del enamoramiento. Al enamorarse no deja de pensarse en la idealización de un otro en cómo la mirada construye y aleja todo tipo de contorno sinuoso. Sobre eso y otras cosas tuvimos la entrevista con el director Martín Viaggio.
Pablo Ernesto Arahuete: – Las referencias literarias a lo largo del metraje se corresponden con el recurso de la voz en off del protagonista ¿Sos un gran lector de novelas románticas?
Martín Viaggio: – No soy lector de novelas románticas, siempre que nos refiriéramos al género específico (leí una de Corín Tellado que me encontré en un colectivo una vez), pero sí leo novelas que giran alrededor del tema amoroso. Te digo autores como Paul Auster, Patrick Modiano, Ian McEwan, Michel Houellebecq, etc. Una broma literaria fue poner un insert de Fragmentos de un discurso amoroso, de Roland Barthes, y la poesía de Jacques Prevert y Drummond de Andrade, en sentido genérico, todos esos autores transitan lo “romántico” , al igual que la película de Michel Gondry.
Entrevista a Martín Viaggio: La búsqueda del amor no termina nunca, no hay dónde llegar. 2
P.E.A.: – ¿En qué mujeres te inspiraste para construir al personaje de Carolina?
Martín Viaggio: – No me basé en ninguna mujer que haya conocido. Fue imaginación pura. Escucho los diálogos de Carolina y ni recuerdo cuándo los escribí, en qué circunstancia, por qué, me sorprenden a mi mismo. ¿Yo pienso eso? ¡No!, es sólo literatura. Bela Carijo me ayudó mucho porque es una actriz muy inteligente y siendo obviamente mujer me enriqueció su punto de vista femenino. El final de la película era que Carolina nunca iba a corresponder a Diego, así de terminante, no obstante Bela me dijo que sentía que Carolina sí podía haberse enamorado un “poquito” de Diego, y que algo le pasaba con él, así que cambiamos al final por algo un tanto abierto y ambiguo. Diego quiere pensar que finalmente ha recuperado su deseo, cosa que yo no creo, es algo que él  quisiera pero yo opino que Carolina todavía tiene su deseo, y para peor  no puede matarlo del todo porque Carolina le dejó abierta una chance. 
P.E.A.: – Una de las películas faro para describir rituales de olvido por despecho amoroso es sin lugar a dudas Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, de Michel Gondry ¿Considerás un recurso válido para la “misión olvido” el hecho de realizar un film o escribir una novela?
Martín Viaggio: – No creo que escribir una novela ni hacer una película te haga olvidar de un amor, puede ayudarte a pensar, a transitar la ansiedad y a darle un sentido a la pena amorosa, pero el olvido es algo más profundo,  y si el amor y deseo fueron muy intensos es todavía más difícil el  olvido. Si, es lindo ver cómo la gente soluciona sus problemas amorosos, en libros, canciones, películas. Creo que de eso trata “Amando…”, de cómo Diego quiere olvidar y no puede. Yo tengo la imagen de que el deseo es como unos leños ardiendo, al no avivar el fuego va a ir apagándose de a poco, cuanto tardará en ser todo cenizas no lo sabemos. Si existiese la operación de Eterno… yo me anotaría pacientes.
P.E.A.: -¿Sos afín a la idea que se ama lo que no se tiene y se tiene aquello que no se ama?
Martín Viaggio: -No soy afín a esa idea, me parece una situación horrible. Yo tuve mucha suerte en el amor, conocí mujeres increíbles, a todas quise y todas me quisieron, soy muy feliz con mi pareja actual , estamos juntos porque queremos, no como consuelos de otro no tenido, sino por nosotros mismos .
P.E.A.: -En tu película aparece la apuesta al viaje como ritual de transformación y en cierta forma el escritor Diego, interpretado por Guillermo Pfening, se involucra en dos viajes diferentes con la misma búsqueda ¿cuándo termina, según tu parecer, la búsqueda del amor?
Martín Viaggio: -No termina nunca, no hay dónde llegar, uno vive y trata de ser feliz, el viaje es interior, a diario aprendemos a estar con nosotros mismos y con los otros, y nos mandamos unas cagadas tremendas, y acertamos también, y así, como dice la canción, nos vamos poniendo viejos.
Entrevista a Martín Viaggio: La búsqueda del amor no termina nunca, no hay dónde llegar. 3
P.E.A.: -¿Cómo llega a tu proyecto Guillermo Pfening?
Martín Viaggio: -Teníamos un actor para Diego que no pudo hacer la película. El asistente de dirección es amigo de Guillermo y me lo propuso. Nos entendimos inmediatamente, Guillermo me parece que, además de muy buen actor, en esta película nos dio un interpretación muy humana y profunda, le estoy muy agradecido de haberle dado a Diego una dimensión humana que es tan difícil de transmitir. Una vez que empezamos a grabar, ya no pude imaginarme a Diego sino con Guillermo interpretándolo.


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here