De los muchos documentales que se están estrenando semana a semana Silo es uno de los más interesantes por poner el foco en un pensador de relevancia internacional pero virtualmente desconocido por estos lares. De este y otros temas nos habla su realizador Leandro Bartoletti en esta entrevista exclusiva para CineFreaks que compartimos con Uds. Se proyecta todos los días en el Gaumont – Espacio INCAA con funciones a las 11.25 y 21.20. El martes 22 se exhibe sólo por la mañana.

Pablo Ernesto Arahuete: -¿Si tuvieras que definir con tus palabras el Siloismo, lo relacionarías directamente con el esoterismo?

Leandro Bartoletti: –El siloismo es un corriente muy amplia y muy diversa, que abarca muchas temáticas. Hay una impronta esotérica que quedó muy marcada en los años 60, teniendo en cuenta que Silo participó en una escuela mística de Nápoles, pero hay muy poca información al respecto. Pero desde sus inicios, allá por 1962, el Siloismo se caracterizó por generar una doctrina de pensamiento y de acción que incluye temas espirituales, sociales, políticos y culturales. Esto ha sido muy complicado para muchos estudiosos, y sobre todo para los medios de comunicación, porque tienen la necesidad de encasillar todo, ponerle etiquetas a todo, y el Siloismo, para ellos, resulta muy inclasificable.


P.E.A: -¿Cuándo escuchaste por primera vez hablar de su máximo referente, el mendocino Mario Luis Rodríguez Cobos?

Leandro Bartoletti: –En el año 2008 estaba viajando en el tren Roca y vi un sticker anunciando una reunión del Movimiento Humanista. Me acerqué con mucha curiosidad y bastante desconfianza. En esa primera reunión, pude ver un video de 20 minutos sobre la historia de Silo y mi primera reacción fue: ¿cómo puede ser que nunca escuché hablar de este hombre? Uno cree que tiene muchos conocimientos sobre la historia y la cultura argentina, y de repente te encontrás con un pensador que tiene una dimensión internacional y acá, en nuestro país, pasó casi desapercibido.

AFICHE SILO FINAL COMPRIMIDO2P.E.A.: -¿Por qué decidiste hacer un documental?

Leandro Bartoletti: –Estuve durante años desarrollando proyectos de largometrajes que no pudieron concretarse por falta de recursos y me sentía bastante frustrado. La idea de hacer una película sobre un pensador que dijo que su doctrina no era para los triunfadores sino para los que llevan el fracaso en su corazón, resultó muy gratificante, porque así me sentía yo en el momento en el que iniciamos la preproducción. Al mismo tiempo, me interesa mucho el formato documental. Se están haciendo muchos documentales interesantes y originales, pero Silo seguía siendo un personaje desaprovechado por nuestra filmografía. Me pareció una buena ocasión para hacer el intento y aportar una película sobre Silo. Y creo que el contexto actual es el más apropiado. Hay mucho público que asiste a los cines para ver documentales, algo que antes no pasaba. Y confío en que van a encontrarse con una película intensa y dinámica sobre un personaje fascinante.

P.E.A: -¿Considerás que haber pasado a la esfera política con el movimiento humanista devenido Partido Humanista fue para Silo un paso positivo o alimentó el repudio del poder desde todos sus interlocutores?

LEANDRO BARTOLETTI

Leandro Bartoletti: –Es evidente que la creación del Partido Humanista resultó muy inquietante para muchos sectores. ¿Ustedes eran espirituales y ahora son políticos? ¿En qué quedamos? Pero hay que tener en cuenta que la política es un tema que estaba presente en el Movimiento Humanista desde sus inicios. Silo proponía una transformación social y personal, una transformación simultánea. No podemos cambiar el exterior si seguimos arrastrando contradicciones en nuestro interior. Tampoco podemos estar todo el día haciendo meditación y después sentir indiferencia ante un niño que duerme en la calle. Eso me parece interesante, porque la mayoría de los movimientos y corrientes de pensamiento se juegan por una cosa o la otra (la revolución externa o la transformación interna), y el Siloismo propone que hay que hacer las dos, simultáneamente. En ese sentido, considero que el hecho de que los siloistas hayan fundado partidos políticos en todo el mundo es una acción coherente que no se contradice con la búsqueda espiritual.

P.E.A: -¿Tiene alguna relación la obra de Silo con el trabajo de El Cuarto Camino de George Gurdjieff?

Leandro Bartoletti: –Silo hacía referencia a muchos pensadores y escritores, tanto en sus libros como en sus discursos, y Gurdjieff era uno de los autores a los que más aludía. No es la única referencia, obviamente, pero sin dudas tuvo su influencia.

3 COMENTARIOS

  1. SILO, es lo que hace un simple ser humano de la tierra, SILO es un simple escritor del sentimiento profundo de cualquier hombre, SILO es alguien que pensó sobre sí mismo mostrándolo con la inteligencia profunda.
    SILO es lo que propuso en toda en su vida, toda la dimensión, de su pensamiento, de su acción y de su sentir, eso es lo que encuentran las personas que logran conocer, la doctrina de silo. Hoy Humanismo Universalista. El siloismo, como doctrina como sentimiento y como practica, deja algo profundo, en el Ser humano, en sus mentes, en sus emociones, y en sus quehaceres, así algunos lo indican como legado. Pero él creo que prefijó llamarlo “El mensaje”.
    SILO No es lo que se observa desde un conocimiento desde la simple observación, sin registro de lo que se transforma desde los anhelos más profundos, sin el conocimiento de lo que sucede en nuestro interior con el sentido de nuestras vidas, y sin el registro de lo que sentimos cuando nos deberíamos preguntarnos a diario sobre el verdadero sentido de la vida y la muerte.
    Humildemente creo que la película no logra llevar en su totalidad, lo que es SILO para dar origen al HUMANISMO UNIVERSALISTA. Juan Domingo Leyton (Mendoza 21/09/2015)

Dejar una respuesta