Por Giuliana Bleeker

En abril llega a los cines del país la nueva película de Miguel Ángel Rocca (La Mala Verdad, 2011), protagonizada por Jorge Marrale y Mercedes Morán. Maracaibo narra el drama familiar de dos padres que acaban de perder a su hijo tras un hecho de inseguridad.

El director y productor Miguel Ángel Rocca, estrena este año su nuevo largometraje, compuesto por un elenco de primer nivel encabezado por Jorge Marrale, Mercedes Morán, Matías Mayer, Nicolás Francella y Luis Machín. La historia cuenta el drama vivido por el matrimonio de médicos de Gustavo y Cristina (Marrale y Morán) luego del asesinato de su hijo Facundo (Mayer) de 24 años. Los sentimientos de culpa en la pareja desarticulan su rutinaria vida familiar y conducen a Gustavo a emprender una venganza contra los responsables del crimen.


Antes del estreno comercial, el director junto con el guionista y los actores brindaron una conferencia de prensa donde reflexionaron acerca de la temática que aborda el film y cómo vivieron el proceso.

“La idea original no venía sobre un robo ni nada que tenga que ver justamente con una cuestión de la inseguridad. Originalmente era una historia familiar. A mí me interesa trabajar las historias ideales, los vínculos familiares. Queríamos trabajar sobre la relación padres e hijos cuando lo fallido sale a la superficie”, confesó Miguel Ángel Rocca. Con respecto al personaje principal, el director destacó que “mi idea era que el recorrido del personaje de Jorge Marrale sea una cuestión de pre duelo. Todo lo que tiene que hacer para tomar una decisión de poder empezar el duelo, de aceptarlo. Ese recorrido no es consciente en el personaje”.

Jorge Marrale, por su parte añadió el acercamiento que tuvo con la película desde su paternidad en la vida real y el aprendizaje que le dejó: “Lo que me pareció más interesante en la película es que en la vida no estamos hablando todo el tiempo de lo que nos pasa. Me parece que esas cosas suceden y más a menudo de lo que nosotros creemos. Las intrigas personales, las cuestiones más centrales, en general son un misterio. La película tiene mucho de eso, qué hacemos con el misterio de la vida y qué hacemos con lo que deseamos que los otros sean, pero no son. Esa cosa de mirar cuando ya sucedió y no poder volver atrás”. Además, el reconocido actor celebró la forma en que es narrado el film: La película tiene un tono de síntesis que yo aplaudo cada vez más en el cine. Me pareció que era un desafío emocional más que racional o verbal. Amo el cine de imagen, de sensaciones y sentimientos, no tanto el verbalizado”, manifestó.

Mercedes Morán también se refirió a la relación entre padres e hijos, la cual hace hincapié la película: “La pérdida de un hijo es una fantasía que todos tenemos y a la que no nos atrevemos a asomarnos siquiera, nos resulta hasta doloroso pensarlo. El pensamiento que uno tiene respecto de los hijos, a veces, es que siente que tiene toda la vida para conocerlos. Y de pronto sucede algo que te hace dar cuenta de que no es así, que cada momento es muy valioso”. La prestigiosa actriz, además, describió a la película como inteligente y necesaria: “tiene un alto concepto del espectador, porque un productor y un director que deciden hacer esta película, que no es entretenimiento puro, están pensando que el espectador tiene ganas de ir al cine a reflexionar, declaró. Por último, Mercedes alegó que, a pesar de la dureza del argumento, resulta muy esperanzadora: “finalmente salimos con la convicción de aceptar a nuestros hijos como son, más allá de que hayan inventado un universo que no es el que esperábamos, su libertad para elegir su sexualidad. Son cosas de verdad importantes”.

El joven actor Matías Mayer, conocido por su trabajo en la obra teatral Casi Normales (2012) y en la miniserie Historia de un Clan (2015), habló un poco sobre la cercanía con la muerte que le toca vivir a la mayoría de los personajes que ha interpretado: “Hice varios papeles donde me toca morir, pero la verdad que yo no vivo la muerte como la vive el espectador. En este personaje, me toca construir toda su vida más que la muerte y a partir de eso los vínculos en esa familia”. El actor expresó unas palabras también sobre lo que aprendió con esta labor: “El personaje de Facundo me dejó un aprendizaje interesante. Uno siempre tiene una cierta mirada hacía sus padres de lo que ellos pueden esperar sobre uno. Hay algo en él que, a pesar de ser tan distinto a sus padres médicos, tiene una fortaleza y una alegría en cómo lo lleva y cómo lo expone ante ellos. Es algo que yo me llevo para mi vida”.

Nicolás Francella, quien encarna a Ricky, el asesino del hijo del matrimonio de Gustavo y Cristina, también manifestó algunas palabras sobre esta nueva cinta argentina: “La película la considero totalmente reflexiva, toca un montón de temas. Desde la homosexualidad, la culpa que empieza a nacer a partir de una pérdida, un proceso de venganza y un paralelismo entre dos familias, una de clase media alta comparada con una completamente marginal”. Además, puntualizó: “Es una película que dice mucho con los silencios y las miradas”.

Otro de los roles secundarios que tiene importante lugar en Maracaibo, es el del actor teatral Alejandro Paker, que aquí se pone en la piel de un anestesista que trabaja junto al personaje de Marrale. “Con Alejandro nos conocíamos porque yo produje Caídos del Mapa, una película infantil donde tiene un personaje importantísimo. Me parecía interesante trabajar con él en ese personaje que está al lado de Gustavo pero que de alguna manera hace de relieve, lo contrarresta un poco. En esos vínculos que hay en el trabajo, que son estables, hay mucha franqueza, más allá de que sean amigos o no”, explicó Rocca. El actor, que viene de la comedia musical, manifestó su interés de realizar esta película ya que trata un tema que le atrae e inclusive le genera una polémica interna. Además, destacó que “el trabajo con Jorge fue fácil. El vínculo empezó a crearse, no sabemos porqué, pero se generó esa complicidad y ese entendimiento. Trabajamos con mucha libertad, fue un proceso corto y lindo”.

La película habla de Eros y de Tánatos, la vida y la muerte, y en el medio están los ingredientes que tenemos para transitarlas. La venganza es más hacia sí mismo que hacia el otro, es el qué hago con lo que no pude hacer”, volvió a disparar Jorge Marrale. Además, dijo que se sentía agradecido por el trabajo que le tocó: “Tener la posibilidad en nuestro país de acceder a estas historias, a mí me enriquece muchísimo, me hace crecer y me da muchísima esperanza porque tenemos esa capacidad de poder contarlo así, con esa valentía. Y trabajar con Mercedes, que ya venimos haciendo casi el dúo dinámico, es componer mejor todavía, porque siento que crecemos juntos en el tiempo”.

Mercedes, por su parte, también destacó lo positivo de volver a protagonizar junto al actor: “Construir este matrimonio fue muy fácil porque Jorge es un actor extraordinario, pero además porque tenemos un conocimiento de haber trabajado juntos antes y nos entendemos muy bien”.

Para finalizar, el coguionista Maximiliano González contó que el trabajo de escritura les llevó aproximadamente un poco más de un año y se hicieron unas cuatro o cinco versiones del mismo. “Es la segunda película que escribo con Miguel, entonces el proceso de escritura lo teníamos un poco más cercano. En cuanto a lo personal, a lo que siempre apuntamos es tratar de narrar esta historia con lo no dicho, con las miradas, con lo que habitualmente no esperamos. En eso, Miguel fue sumamente valiente”, remarcó.

Maracaibo se estrena en los cines de Argentina el próximo jueves 6 de abril.

No hay comentarios

Dejar una respuesta