Por Pablo E. Arahuete

No seria justo para el director Eduardo Willians someter a su película a la necesidad de encontrar una linealidad o hilo conductor porque desde el minuto uno la propuesta del realizador debutante en el largometraje supone una experiencia inmersiva.

Es la cámara la que se introduce e introduce valga la redundancia un punto de vista flotante, que sigue el derrotero de un grupo azaroso de jóvenes dispersos por el mundo, realidades en geografías o espacios distintos, pero que tienen como denominador común una búsqueda de algo mejor.


Así de ambiguo ese “algo mejor” para algunos jóvenes se traduce en dinero fácil y no como correlato directo de un trabajo mal pago, de un empleo que no requiere más que el sometimiento al automatismo o a la despersonalización.

 

 

Resultado de imagen para el auge del humano pelicula

Y así, con reflexiones mundanas de los propios jóvenes o situaciones en las que compartir chistes o tiempo ocioso con amigos frente a la pantalla de una computadora, posar en cámara web para que del otro lado paguen por ver, se nutre esta ópera prima que coquetea de manera permanente con lo experimental y que confía ciegamente en el poder hipnótico de sus imágenes.

Sin embargo, El auge del humano también permite la elaboración de distintas lecturas si se toma como punto de referencia la crisis existencial de estas personas en su tránsito hacia la adultez, el errático deambular por calles de Buenos Aires o espacios selváticos y totalmente a la intemperie, rebeldes y confundidos.

El auge del humano: Rebeldes y confundidos 2Título: El auge del humano
Título Original: El auge del humano
Dirección: Eduardo Williams
Intérpretes: Sergio Morosini, Chai Fonacier y Domingos Marengula
Género: Drama, Cine experimental
Clasificación: Sin definir
Duración: 100 minutos.
Origen: Argentina, Portugal y Brasil
Año de realización: 2017
Distribuidora: Independiente
Fecha de Estreno:  03/08/2017

 

 

Puntaje: 7 (Siete)

No hay comentarios

Dejar una respuesta