Por Pablo E. Arahuete

Con una primera hora donde los gags y las situaciones se articulan con absoluta perfección y sostienen un ritmo ajustadísimo, da la sensación que a la película de Stiller y compañía les sobraran minutos e ideas para cerrar el círculo sin complicaciones. Pese a esos desniveles hay mucho para rescatar de este pelotón chiflado que dispara sobre Hollywood con total desparpajo.

Una guerra de película: Star-system troopers 3


Ben Stiller es un comediante brillante, capaz de inyectarle dignidad a proyectos ajenos de indudable éxito, como La familia de mi novia o Mi novia Polly, pero de cuestionable calidad. También se lo pudo ver en películas menos ambiciosas, algunas de ellas directas al video, como La envidia mata o Pelotas en juego, pero el gran Ben Stiller nunca brilla del todo cuando es la marioneta de otro artista (o ejecutivo de Hollywood). Lo cierto es que cuando Stiller se enrola en las filas de un proyecto que nace de su necesidad personal y logra detentar el control sobre lo que termina quedando en pantalla, los resultados son completamente diferentes y más aún cuando está también detrás de las cámaras, con el acabado ejemplo de El insoportable. Digamos que el protagonista de Loco por Mary no es ningún tonto a la hora de elegir proyectos; conoce al dedillo los tejes y manejes de la industria y cuando siente que tiene libertad de decir y hacer lo que le venga en ganas, no la desaprovecha.

Una guerra de película: Star-system troopers 4Ahora bien, la irreverencia y la desfachatez en el mundo de Hollywood se pagan caras. Basta con preguntarles a otros comediantes de la misma talla, como Will Ferrell o Adam Sandler, porque queda claro que como dice el dicho popular “no hay que matar a la gallina de los huevos de oro”. Sin embargo, en Una guerra de película, el nuevo vehículo satírico de las películas bélicas comandado por el capitán Ben Stiller, la gallina no sólo queda desollada sino que cada una de sus plumas se extraen con absoluta conciencia y, lo que es más saludable, sin medir las consecuencias.

Si bien el resultado final de esta nueva sátira es irregular, no deja de ser una de las comedias sobre la industria del cine más urticantes de los últimos tiempos, ya que dispara con munición pesada sobre la industria, su modo de producción, ridiculiza a los estereotipos desde los estereotipos mismos, vomita sobre las imposturas y las ideas de patriotismo y la hipócrita corrección política, como así también sobre los ejecutivos y los ataques de divismo de sus estrellas. Y eso se debe no exclusivamente al guión co-escrito junto a Justin Theroux y Etan Una guerra de película: Star-system troopers 5Cohen (no confundirlo con Ethan Coen, hermano de Joel), plagado de chistes y reflexiones inteligentes, sino que el valor agregado lo constituye la presencia de Robert Downey Jr., quien saca a relucir su veta actoral cómica y el irreverente Jack Black, quizás esta vez un tanto desaprovechado pero para quien quedan reservados un puñado de escenas lo suficientemente apetitosas como para degustar su histrionismo. A eso debe sumársele las participaciones especiales de Nick Nolte en el rol de falso héroe de guerra, Matthew McConaughey en la piel de un agente y representante de estrellas, así como un sorprendente e irreconocible Tom Cruise (pelado, gordo y malhablado), a quien le toca vivir en carne propia la metamorfosis de varios ejecutivos de la industria, destacándose Joel Silver (productor responsable de la saga Arma mortal y de la trilogía de Matrix, entre tantas otras).

La idea del rodaje dentro de la película es una fórmula ya explotada pero sin duda muy efectiva para tejer las redes de la sátira y dejar abierto el camino del todo vale. Ese es el Una guerra de película: Star-system troopers 6caso de esta satírica película que comienza con falsos trailers de otros filmes para presentar a sus personajes: el rapper afroamericano Alpa Chino en una publicidad de una bebida energizante; el impresentable Jeff Portnoy (Jack Black), un heroinómano que se hizo famoso por interpretar varios personajes en una comedia “pedorra” transformándose en el cómico número uno del país; el varias veces ganador del Oscar Kirk Lazarus (Robert Downey Jr.), un actor australiano que hace gala de sus dotes interpretativas siguiendo a rajatabla los postulados del método (al punto de haberse sometido a una operación para cambiar la pigmentación de su piel para interpretar a un negro); y por último, el alicaído Tugg Speedman (Ben Stiller), otrora ícono de películas de acción al estilo Rambo, que quiso cambiar de rumbo al interpretar a un retardado mental para ganarse el reconocimiento de la Academia -sin el resultado deseado-, quien busca reivindicarse con esta nueva película bélica intitulada Tropic Thunder.

Una guerra de película: Star-system troopers 8

Con una primera hora donde los gags y las situaciones se articulan con absoluta perfección y sostienen un ritmo ajustadísimo, da la sensación que a la película de Stiller y compañía les sobraran minutos e ideas para cerrar el círculo sin complicaciones. Sobre todo en pasajes donde el registro de la sátira se corre de su eje y da lugar al absurdo o al ridículo. Pese a esos desniveles hay mucho para rescatar de este pelotón chiflado que dispara sobre Hollywood con desparpajo y con la causticidad necesaria para ganarse la complicidad de un público cansado de ver siempre lo mismo.

Una guerra de película: Star-system troopers 2Título: Una guerra de película
Título original: Tropic Thunder
Director: Ben Stiller
Intérpretes: Ben Stiller, Jack Black, Robert Downey Jr., Nick Nolte, Matthew McConaughey y Tom Cruise
Género: Comedia, Sátira
Duración: 107 minutos
Origen: Estados Unidos
Año de realización: 2008
Calificación: Apta para mayores de 13 años, con reservas
Distribuidora: UIP
Fecha de estreno: 04/09/2008

Puntaje 7 (siete)

El staff opinó:

Tropic Thunder es brillante. Es a los films bélicos lo que Zoolander fue al mundo de la moda: una parodia descomunal con un reparto de lujo. Pero aquí el resultado es todavía más satisfactorio, ubicándose entre lo mejor del 2008. Ben Stiller, Robert Downey Jr. y Jack Black ridiculizan sin piedad a Hollywood, atacan la mojigatería de los yanquis y le pegan duro al público que consume el cada vez más escuálido cine de acción. Las participaciones especiales de Nick Nolte, Matthew McConaughey y Tom Cruise son extraordinarias. Además el guión del propio Stiller, junto a Justin Theroux y Etan Cohen, es francamente genial. Una de las comedias más valientes y graciosas en mucho tiempo… Emiliano Fernández (9 puntos)

-Cuatro o cinco escenas hilarantes de la nueva comedia de Ben Stiller justifican enteramente la visión del film. No siempre es brillante, ni mucho menos redonda, pero hay aquí suficiente cantidad de ideas como para dos o tres sátiras del montón. Por otra parte, nunca más volveré a mirar a un oso panda sin descomponerme de risa… Diego Martínez Pisacco (7 puntos)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here