Por Pablo Arahuete

Si se permite utilizar una analogía para abordar los pro y contras de Ecuación, los malditos de dios (2016), segundo opus de Sergio Mazurek, sería apropiado el de un partido de tenis donde se cuentan luego de cada set errores forzados y no forzados. Claro que hacer cine de género lejos estaría de emparentarse con un partido más allá que la dinámica de la pelota que va de un lado al otro, tratando de no quedar en la red o picar afuera se emparenta bastante con un desafío de estas características, porque hacer cine de género implica conocer reglas, ser creativo y sobre todo mantener una lógica en el relato.Ecuación, los malditos de dios: La polilla de la yeta 1

En ese sentido los errores forzados de Ecuación… se concentran en las fallas del guión y las poco convincentes actuaciones. Ambos elementos condicionan al film y llevan al propio error no forzado en la propuesta integral, no a nivel dirección o puesta en escena, sino como parte del conjunto donde se pierde cohesión, se resuelven muy rápido algunas subtramas y se le quita lógica interna a una historia donde realidad y fantasía se llevan toda la atención.


La premisa es atractiva y está sujeta al punto de vista del protagonista, Hermes Vanth (Carlos Echevarría), un médico del Hospital Rivadavia, quien se encuentra atravesando una mala racha en cuanto a pacientes que mueren (similar premisa de Kryptonita -2015-, por lo menos en el comienzo).

Luego, el derrotero habitual de todo thriller sobrenatural cuando empieza laEcuación, los malditos de dios: La polilla de la yeta 2 búsqueda y la investigación personal por desentrañar el misterio de Heraldos, o mensajeros de la muerte, vinculados en algún sentido con el protagonista. Una serie de eventos y personajes secundarios se suman a este relato, cuyo origen es la saga literaria Buenos Aires es leyenda, sobre mitos urbanos, donde Gustavo Barrantes (guionista y co autor de la saga) volcó la idea de Mothman (el hombre polilla) que recuerda a Mensajero de la oscuridad (The Mothman prophecies, 2002) película interpretada por Richard Gere, pero en este caso contextualizada en el Hospital Rivadavia.

No obstante, más allá de esos notorios desniveles, el film cuenta con una buena dirección de Sergio Mazurek, prolijidad en todos los rubros técnicos y un costumbrismo que se adecua a las exigencias del guion, a pesar de la poco convincente performance de los principales personajes.

Ecuación, los malditos de dios: La polilla de la yeta 4Título: Ecuación, los malditos de dios
Dirección: Sergio Mazurek
Intérpretes: Roberto Carnaghi, Carlos Echevarría, Diego Alfonso, Marta Lubos, Paula Siero, Verónica Intile, Jorge Booth, Eduardo Ruderman, Ana Livingston
Clasificación: Apta para mayores de 13 años
Duración: 86 minutos
Género: Thriller, Fantasía
Origen: Argentina
Año de realización: 2016
Distribuidora: Cine Tren
Fecha de estreno: 20/10/16

Puntaje 5 (cinco)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here