Por Pablo Arahuete

La ciudad de Sao Pablo es el lugar ideal para contar historias nada extraordinarias y todas atravesadas por la mustia soledad urbana y la presencia latente de un eclipse lunar; la promesa de un cambio en la rutina de cada una de las vidas que transitan tanto las calles como aquellas que no salen de su círculo de confort.

La apuesta a una trama de estructura coral de La voz del silencio, dirigida por André Ristum de inmediato nos conecta con aquella emblemática Magnolia, de Paul Thomas Anderson y si bien en el caso de esta co producción entre Brasil y Argentina, de elenco mixto en origen, los personajes no cantan, la música aparece desde su funcionalidad dramática y climática en escenas de alta intensidad.


La voz del silencio: La luna roja. 1

El denominador común de ocho historias, que en un determinado momento azaroso encontrarán la unión detonada a partir de esa luna roja imponente, en cierto sentido es la soledad o la supervivencia en ese gran monstruo urbano, que fagocita las esperanzas y los sueños de hombres y mujeres, padres e hijos, en un conflictivo ámbito laboral.

Si bien las historias son dispares en cuanto al atractivo, se destaca la de una madre con problemas mentales (Marieta Severo), que vive encerrada y espera la llegada de un hijo desde el exterior luego de haberlo expulsado del hogar por un conflicto familiar (que aquí no revelaremos). En un grado menor de interés, la historia llevada adelante por la actriz argentina Marina Glezer, madre soltera con un hijo pequeño y una situación laboral que pende de un hilo, agrega la cuota de realismo y empatía a una propuesta estética donde prevalece el recurso del plano secuencia, los tiempos muertos y una cuidada puesta en escena tanto para mostrar la hostilidad de la calle así como el encierro de relaciones humanas en ámbitos cerrados.

Por momentos, La voz del silencio se estanca en su propio peso y la densidad de ese andamiaje se traslada sin prisa al relato, lo ralentiza demasiado hasta que deben aparecer las puntadas poco finas del guión para encauzar el film.

No obstante, a pesar de las irregularidades narrativas debe destacarse un buen casting, encabezado por Marieta Severo para un rol que exige mucho en términos emocionales.

La voz del silencio: La luna roja. 2

Título: La voz del silencio
Título Original: A voz do silencio
Dirección: Andre Ristum
Intérpretes: Marieta Severo, Ricardo Merkin, Stephanie de Jongh, Arlindo Lopes, Marina Glezer, Marat Descartes, Claudio Jaborandy, Nicola Siri,
Género: Drama
Clasificación: Sin definir
Duración: 98 minutos
Origen: Brasil, Argentina
Año de realización: 2018
Distribuidora: Independiente
Fecha de Estreno: 14/06/2018

Puntaje: 6 (Seis)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here