Por Rodrigo Rago

Dirigida y escrita por Lee Chang-dong, Burning es un thriller psicológico basado en el cuento de Haruki Murakami (“Quemando graneros”) que recorre con malicia, engaños, y misterios, las idas y venidas de un triangulo afectivo Burning: Una delicia hipnótica 3en el que se perciben tanto las contradicciones como la furia contenida.

En este caso seguimos al protagonista del film: Lee Jong-su (Yoo Ah-in), un apático joven que debe hacerse cargo de la decadente granja de su padre ya que este se encuentra afrontando temas legales por un delito que ha cometido. En los primeros minutos del film Jong-su conoce (o mejor dicho, reconoce) a Hae-mi (Jun Jong-seo), una bella y audaz joven practicante de pantomima (enorme detalle sutil) con quien pronto tendrá un encuentro sexual. Es así como, sin mucho preámbulo, ella eventualmente se irá de viaje a África y el quedará a cargo de cuidar a su gato. Al regresar de su viaje trae con ella a un apuesto y sofisticado acompañante, Ben (Steven Yeun), el tercero en completar este triángulo. Ben es un millonario de alta clase social que tiene como secreta perversión incendiar invernaderos, y pareciera estar destinado a desequilibrar la relación entre Jong-su y Hae-mi.


Si bien esa podría ser la simple sinopsis hay mucho más para decir sobre el extraordinario relato que se cocina a fuego lento en Burning. Aquí tenemos una historia de ausencias (o de olvido), donde el espectador se encuentra con las mismas dudas que se plantea el personaje principal a mediados que se desarrolla la película. Lee Chang-dong se las arregla para entretejer una historia en donde los enigmas y las sospechas van subiendo de tono para construir una intensidad que no tendrá fin.

Es una película que divaga entre los personajes de una manera encantadora. Lo consigue gracias a una fotografía asombrosa que esconde poesía en cada plano, y un guion cargado de metáforas que se encarga de construir una enredadera de pensamientos y preguntas que por momentos nos hace pensar, como espectadores, si en realidad estamos siguiendo el punto de vista adecuado del relato (el de Lee Jong-su).

Burning está repleta de situaciones con final abierto, las cuales complementan una narración con el propósito de envolvernos y jugar con nuestra propia Burning: Una delicia hipnótica 4percepción, ya que las conjeturas que podamos llegar a desarrollar durante el transcurso no nos llevarán a ningún lado.

Es un juego equilibrado entre ausencia y presencia ejecutado de una manera brillante, un remolino desesperante en donde probablemente tenga más valor el punto de vista del personaje que no está que del personaje que hemos seguido desde el principio. Una locura.

Es así como Burning se transforma en una experiencia única, un thriller por momentos escalofriante, onírico, y violento donde convive la rabia, la obsesión, y el misterio. Se cuenta lo que se ve, lo demás permanece oculto.

Burning: Una delicia hipnótica 2Título: Burning.
Título original: Buh-ning.
Dirección: Lee Chang-dong.
Intérpretes: Yoo Ah-in, Steven Yeun, Jun Jong-seo, Gang Dong-won y Mun Seong-kun.
Género: Thriller, Drama.
Clasificación: Para mayores de 13 años.
Duración: 148 minutos.
Origen: Corea del Sur.
Año de realización: 2018.
Distribuidora: Netflix.
Fecha de estreno: 01/03/2019.

Puntaje: 9 (nueve)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here