Por Francisco Nieto, corresponsal Cine Nueva Tribuna, España

Amor de medianoche, un drama romántico cursi e insufrible, dirigido por Scott Speer (Step Up Revolution), realizador especializado en vídeos musicales para televisión que está convencido de haber hecho una versión moderna de Cenicienta, está protagonizado por Bella Thorne (Scream, Shake it Up) y Patrick Schawarzenegger (Sceam Queens, Un invierno en la playa), dos actores procedentes también de la pequeña pantalla. La chica, además, es música y ha compuesto las canciones que interpreta en la película.

Amor de medianoche: Cuento de hadas contemporáneo 3


Está basada en una idea de una película japonesa de 2006 titulada Taiyo no Uta inédita en Argentina, el guión corre a cargo de Eric Kirsten y Kenji Bando que es el escritor de la original nipona. También se parece mucho a otra película de 2017 titulada Everything Everything (Todo todo).

Katie es una adolescente de 17 años que vive, desde la infancia, en el interior de su casa ya que tiene una rara enfermedad que le impide que le dé el sol. Cuando conoce a Charlie, un chico al que ha visto cientos de veces pasar frente a su casa y que tiene una sonrisa como de anuncio de dentífrico, inician un pegajoso romance a base de excursiones nocturnas y puestas de sol de tarjeta postal.

En este punto, la historia se puede resumir por las interacciones detalladas en el primer párrafo. La gracia del asunto se halla en que Katie se niega a contarle a Charlie sobre sus precarias condiciones de salud. En ese aspecto su personaje destila algo de sabiduría inesperada. Ella no tiene miedo de perder a Charlie si éste descubre la verdad. Ella simplemente no quiere ser vista como una enferma. En vez de eso, salen a citas por la noche, con Katie diciendo que está “ocupada” durante el día, y que la relación parece progresar con facilidad y de manera prometedora. Como uno podría esperar, esto no dura mucho tiempo…

El film no muestra novedad alguna en este tipo de relatos, y, por el contrario, hace uso de cada uno de los clichés posibles, lo que la vuelve una película más que predecible, donde la Amor de medianoche: Cuento de hadas contemporáneo 4única herramienta para lograr conmover es la enfermedad de la protagonista. Las interpretaciones de los dos protagonistas no llaman la atención, aunque la presencia del hijo de Arnold Schwarzenegger puede servir en parte para atraer al público. Puede llegar a complacer a una audiencia muy joven, siempre y cuando esté lista para presenciar una historia ya vista.

El director intentó crear una especie de cuento de hadas contemporáneo, Cenicienta mezclada con Rapunzel, pero no insufla el suficiente carisma a la narración como para darle vida a una trama con descuento y un final completamente predecible.

Película modesta, sencilla y con un argumento trillado, es un melodrama inverosímil y absurdo, que pretende ponernos en situación de apreciar valores como el amor y la amistad entre adolescentes pero que, en realidad, nos hace bostezar empachados de tanto almíbar y tanta cursilería, nada convincente y muy poco natural. Como he leído en algún sitio “un toque de realismo se hubiera agradecido”.

Amor de medianoche: Cuento de hadas contemporáneo 1Título: Amor de medianoche.
Título Original: Midnight Sun.
Dirección: Scott Speer.
Intérpretes: Bella Thorne, Patrick Schwarzenegger, Rob Riggle, Quinn Shephard.
Género: Romance, Drama.
Clasificación: No disponible.
Duración: 91 minutos.
Origen: Estados Unidos.
Año de realización: 2018.
Distribuidora: Diamond Films.
Fecha de estreno: 31/05/2018

Puntaje: 4 (cuatro)

No hay comentarios

Dejar una respuesta