Por Juan Blanco

Ponerse a pensar hoy en que Michael Myers es el padre de Freddy Krueger y de Jason Vorhees es algo que a duras penas ayuda a reivindicar al asesino de la máscara blanca. Si alguna vez este loco de la calabaza que despanzurra adolescentes en la noche de Halloween fue el precursor de los films de terror de asesinos seriales sobrenaturales, evidentemente data de otros tiempos, donde los sustos se tomaban en serio,y donde el público era lo suficientemente ingenuo como para no prever un nuevo ataque, así lo tuviera respirándole en sus propias espaldas. Ahora los tiempos cambiaron, y el terror es tan sólo un estado mental utópico al que es muy difícil llegar dentro de una sala de cine; y eso es lo que asegura a una nueva entrega de Halloween como un despropósito cantado, y mucho antes de apagarse las luces.

Halloween Resurrección: Liberen a Michael… 2Hoy Michael Myers es el recuerdo de algo terrorífico que gracias a John Carpenter significó un negocio más que rentable para el productor Moustaphá Akkad (y para él mismo). Sólo que ahora,después de más de veinte años de aquella joyita de bajo presupuesto, el cerebro detrás del monstruo ya se encuentra tan lejos como sea prudente para no ensuciarse con cada nuevo insulto de la factoría Halloween; entonces la mugre quizás no llegue al nombre intachable de John Carpenter, pero desgraciadamente cada vez se aferra más al de Michael Myers.


Después de que Steve Miner cerrara la saga hace tres años con la aceptable secuela H20, en la cual se especulaba con un sutil desfile de citas cinéfilas y con el retorno de Jamie Lee Curtis para el veinte aniversario de la original, el señor Akkad decidió que terminar con el legado Myers implicaba una jubilación que todavía no estaba dispuesto a aceptar. Entonces, contando con la experiencia tras lamáscara de quien fuera el director de la segunda Halloween, Rick Rosenthal, Akkad se dispuso a romper el pacto de “silencio” de un tipo que después de tantos años de masacre ya contaba con su descanso en el infierno. Como consecuencia llega la resurrección de Michael en una andanza más por la noche mágica de las brujas: la octava parte de Halloween.

Lo que resulta la más grande desilusión es que para dar forma a Halloween: Resurrección, nadie haya concebido la posibilidad de crear nuevos desafíos para el público (además de que su conexión con H20 es tan incongruente como asquerosa), siendo indefectible considerar que la forma de afrontar estas descoloridas anécdotas truculentas ya resulta obsoleta desde hace más de diez años.

Si bien hay que reconocer que ahora el jueguito del gato y ratón tiene lugar bajo el paraguas Halloween Resurrección: Liberen a Michael… 3del reality show –un grupo de chicos participa de un concurso pasando una noche monitoreada en la casa Myers-, y con internet y tecnología de punta mediante para darle algo de porte new age al anticuario, las situaciones concretas que excusan a los nuevos ataques de Michael resultan tan anacrónicas como aburridas.

Lo bueno de todo el asunto es que después de la participación especial de Jamie Lee Curtis en los primeros diez minutosde película, ya se confirma un nuevo alejamiento profesional (el de ella) de una saga que ya está muerta, y de la que continuar formando parte implica mancharse de sangre de por vida, y en vano, porque como bien se sabe la sangre ya vieja y seca no es lavable; nunca sale del todo.

Halloween Resurrección: Liberen a Michael… 1Título: Halloween: Resurrección.

Título original: Halloween: Resurrection.

Dirección: Rick Rosenthal.

Intérpretes: Sean Patrick Thomas, Busta Rhymes, Tyra Banks y Jamie Lee Curtis.

EE.UU. / 2002 – 94 min.

Fecha de estreno: 31/10/2002.

 

Puntaje: 3 (tres)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here