Por Juan Blanco

X-Men 2 es tan fiel a su predecesora como lo es al legado de Stan Lee, y satisface cada una de las exigencias internas y externas de su anécdota: desde su fundamentado didactismo social, hasta la conformidad de un público en busca de acción y un despliegue visual extraordinario.

A diferencia de muchos de los personajes creados por Stan Lee, casi siempre héroes individuales y aislados (Spiderman, Hulk, Darevedil) cuyos dotes superhumanos se daban por circunstancias accidentales, los X-Men encierran directamente en sus genes la clave de la evolución humana. Son seres marginados y condenados como todo superhéroe Marvel, pero por naturaleza; para colmo son cantidad y los hay de todo tipo, lo cual genera a priori una serie de implicancias sociales diez veces más interesantes y problemáticas que en los otros casos.


Los mutantes (los X-Men y el resto) luchan por encontrar su lugar en el mundo y en las distintas sociedades, algunos de maneras más drásticas que otras (de ahí surgen los héroes y los villanos), pero todos ellos enfrentan los mismos problemas: la burocracia gubernamental, el racismo que siempre busca nuevas formas de mutar para trascender en el tiempo, el peso psicológico de estar marcado a fuego en su mismo ADN, etc.

Sin dudas el universo X, repito, quizás el más elaborado por Stan Lee, no era moco de pavo en caso de que se quisiera llevar a cabo una adaptación cinematográfica. Pero Bryan Singer, hábil coordinador de grupos en discordia (Los Sospechosos de siempre), lo hizo posible con una primera y sólida entrega que prometía ?y desde luego necesitaría- mucho más; por eso ahora llega X2, el capítulo donde los mutantes van a la guerra contra el mundo.

Resulta que se pone en marcha una misión comando (formada por científicos y militares) que consigue una autorización presidencial para saquear la escuela de los X-Men, dirigida por el profesor Charles Xavier. Algo que según se prometía en la primera, auguraría serios problemas para aquel pobre diablo que se atreviera a buscar pleitos con los discípulos del profesor X. Y así es que los X-Men, en semi-alianza con las fuerzas del maligno Magneto, deberán ofrecer la resistencia ante los humanos en un conflicto que podría derivar en la tercera guerra mundial.

Claro está que tal como Singer lo probó hace unos años, el atractivo de la saga de X-Men descansa no sólo en las dimensiones de las circunstancias, sino también, y por sobre todo, en cada una de esas complejas vidas que excusan la ficción. Logan, alias Wolverine, vuelve para descubrir aquel pasado que no recuerda, y hay mucho de eso en directa relación con el ataque al instituto. Con su regreso también se pone en jaque la relación entre Jean Grey y Cyclops, se descubre el noviazgo entre Rouge y el novato Iceman, y se termina de definir el grupo de ?fenómenos? que no necesita más introducción.

X-Men 2 es tan fiel a su predecesora como lo es al legado de Stan Lee, y satisface cada una de las exigencias internas y externas de su anécdota: desde su fundamentado didactismo social, hasta la conformidad de un público en busca de acción y un despliegue visual extraordinario. Singer bucea en tantos subconflictos como mutantes caminan por ese mundo en contradicción, pero no se la complica. Y en ese mismo ordenamiento y en esa habilidad de dosificar la palabra con la acción, hace que X2 entretenga, intrigue, emocione e incite a la reflexión por partes iguales.

Para los fans (me incluyo), quizás falte un poco más de Wolverine (aunque los destrozos y palos que propina en la primer media hora son impagables), ya que en esta entrega las jerarquías están mejor distribuidas. Pero lo que no falta es la justa participación de cada personaje y el justo homenaje a cada uno de ellos. Definitivamente una de las mejores películas del género de superhéroes de todos los tiempos, y eso que la saga todavía no se acaba; Wolverine sigue afilando las garras muchachos.

X-Men 2: Los mutantes sean unidos 2Título: X-Men 2
Dirección: Bryan Singer
Intérpretes: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry, Famke Janssen, Alan Cumming, Anna Paquin
Calificación: Apta para mayores de 13 años
Género: Acción, Basado en comic, Sci-fi, Secuela, Thriller
Duración: 133 minutos
Origen: Estados Unidos
Año de realización: 2003
Distribuidora: Fox
Fecha de estreno
: 01/05/2003

Puntaje 9 (nueve)

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here