Por Pablo Arahuete

Sería injusto enrolar a El ganador dentro de la nómina de películas sobre el box como Toro salvaje o Cinderella man (2005) ya que las instancias deportivas con sus peleas de rigor operan como trasfondo de esta biografía cruda y melodrama familiar,  cuya nominación como mejor película resulta comprensible pese a tener como rivales títulos que en la pelea le ganarían por puntos.

Hay varias zonas por las que transita El ganador, uno de los diez títulos que ha recibido varias nominaciones a los premios Oscar incluyendo Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor y Actriz de reparto.


Narrativamente, puede decirse que la estructura de la película es un gran flashback anclado en el rodaje de un documental de la cadena HBO protagonizado por una fugaz figura pugilística, Dicky Ecklund (interpretado maravillosamente por Christian Bale, quien seguramente se alce con la estatuilla), caído en desgracia por su adicción al crack con un anecdotario rico que le otorgó fama tras haber vencido en 1978 a la leyenda Sugar Ray Leonard. Luego de un par de peleas, debió retirarse por su enfermedad y contentarse con el rol de entrenador de su hermano Micky Ward (Mark Wahlberg), bajo la égida protectora de Alice (Melissa Leo), madre de ambos y de siete hijas que vivían junto a ella y su pareja en la misma casa de familia.

Pese a sus diferencias, los hermanos se amparaban en las palabras de su madre, quien además oficiaba de mánager pero que no podía ocultar frente a Micky su predilección por Dicky, tal vez el más vulnerable e influenciable de los dos. El boxeo más que el deporte significó para la familia la posibilidad de sobrevivir a las penurias económicas por lo que la necesidad de pelear a cualquier precio era un factor determinante en el decurso de la vida de Micky, quien debía demostrar que podía llegar más lejos que su hermano cuando los ojos se concentraban en el fracasado Dicky y en su momento de esplendor en el cuadrilátero.

Ese cuadrilátero de box es un perímetro con límites y reglas que controlan las acciones y los movimientos pero el otro cuadrilátero sin límites, sin reglas y donde los golpes se reciben cuando menos se esperan es el de la vida. Por eso el paralelo entre las hazañas deportivas y las victorias personales, tanto para uno como para el otro, son evidentes en el film, que casualmente cuenta con la producción ejecutiva de Darren Aronofsky, responsable de El luchador.

El primer golpe sin aviso lo marca la llegada de Charlene (Amy Adams), novia de Micky que de a poco comienza a abrirle los ojos y alejarlo del matriarcado para terminar confrontando su lugar dentro del negocio del box con la temible Alice. En ese círculo vicioso que por un lado representa una familia asfixiante y el de la competencia en el ring se desencadenan los avatares de este melodrama con resabios de película de box, dirigido eficazmente por David O. Russell (Tres reyes), que se destaca por contar con un excelente reparto.

Resulta interesante cómo desde un guión muy bien escrito por Scott Silver y Paul Tamasy se desarrolla con sutilezas y grageas de humor costumbrista el camino ascendente de Micky, quien al despojarse de la sombra de su hermano busca su propio camino como boxeador y en contrapartida la pendiente descendente que atraviesa Dicky a partir de su adicción y su alejamiento paulatino del ring.

Por otro lado, es atractivo en relación al relato no haber caído en un juego binario de opuestos entre ambos hermanos -literalmente hablando- sino bordear las diferentes aristas por las que pasa la relación. No obstante, lo que no ocurre en la historia se plasma paradójicamente en el film ya que Christian Bale eclipsa a su partenaire cada vez que interviene y eso se nota en pantalla, aunque no quiere decir que lo de Mark Wahlberg no sea meritorio. Los roles femeninos en este caso particular tienen un peso muy importante dado que tanto la madre, su séquito de hijas y la novia cuentan con una personalidad arrolladora que funciona como sostén emocional de estos boxeadores tan golpeados dentro del cuadrilátero como fuera de él.

Con todas estas implicancias sería injusto enrolar a El ganadordentro de la nómina de películas sobre el box como Toro salvaje o Cinderella man ya que las instancias deportivas con sus peleas de rigor operan como contexto o trasfondo de esta biografía (cabe recordar que Dicky Ecklund existe y sigue entrenando boxeadores mientras que su hermano Micky se retiró en el 2003) cruda y melodrama familiar, cuya nominación como mejor película resulta comprensible pese a tener como rivales títulos que en la pelea le ganarían por puntos.

El ganador: Cuerpo, cabeza, cuerpo 2Título: El ganador
Título original: The Fighter
Dirección: David O. Russell
Intérpretes: Mark Wahlberg, Christian Bale, Amy Adams, Melissa Leo, Jack McGee, Melissa McMeekin, Bianca Hunter
Género: Biográfica, Deportes, Drama
Duración: 115 minutos
Origen: Estados Unidos
Año de realización: 2010
Distribuidora: Diamond Films
Fecha de estreno: 17/02/2011

Puntaje 7 (siete)

No hay comentarios

Dejar una respuesta