Por Pablo Arahuete

Hay muchas manera de hacer presente una ausencia y en el operativo de evocación se juegan las emociones más profundas, también aquellas que traicionan cuando en la cabeza empiezan a aparecer temores propios de los límites de la ausencia. Si hay un espacio para poner el cuerpo y adueñarse de ese extraño encantamiento entre el tiempo evocado y el presente, no hay nada mejor que el cine para cruzar el umbral entre los vivos y los muertos.

Paso al límite puede interpretarse literalmente como ese tránsito aunque también por su contraria, por traspasar barreras y algo de ese camino fue transitado por Elvira Zipitria, una mujer muy poco conocida que hizo muchas cosas por el idioma vasco, por la identidad de su comunidad, en épocas de dictadura franquista y que además de adaptar métodos pedagógicos a su realidad dejó su presencia en una casa de San Sebastián ahora ocupada por la directora Maider Oleaga.


Paso al límite: Casa tomada (Espanorama 2019) 1

Hay dos fantasmas que deambulan en cada rincón de esa casa, por un lado el de la propia Elvira, a veces corporizado en las proyecciones de la pared y el otro el del franquismo como ese gigante represivo para darle mucho más sentido a la lucha por la libertad, que significa lo mismo en cualquier lengua y que se siente en el cuerpo, en el corazón antes que en la cabeza.

A Maider la atraviesa la nostalgia y a su cuerpo ese espacio desconocido, habitado de objetos que hablan desde el silencio y ella los escucha, también a Elvira en las palabras de las cartas que encuentra en su búsqueda infatigable, en su pesquisa personal, en su memoria…

Maider Oleaga: 2

Título: Paso al límite
Título Original: Muga deitzen da Pausoa
Dirección: Maider Oleaga 
Género: Documental
Clasificación: Sin definir
Duración: 76 minutos
Origen: España
Año de realización: 2018
Distribuidora: Independiente
Se exhibe en Cine Gaumont 

Puntaje: 8 (Ocho)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here