Por Pablo Arahuete

Paola Barrientos, actriz en ascenso tras sus éxitos televisivos tanto en tiras como publicidad, despegó para comenzar a mostrar su talento en otras búsquedas y horizontes. Cruzarse con la directora Natalia Smirnoff implicó para ella una nueva oportunidad. Respondió con creces en La afinadora de árboles y por eso elegimos entrevistarla. Conocer a Clara, su personaje, también es conocer a Paola o al menos eso parece. ¿Ustedes qué opinan?

Me pasa muchas veces que tengo que recular unos cuantos casilleros para reencauzar o para encontrar otros sentidos.

Pablo.E.Arahuete: – Tu personaje de Clara representa lo que podría entenderse como una mujer exitosa ¿Cómo te manejás vos con el éxito tras la popularidad de la tele o en los medios?


Paola Barrientos: –Bueno, la popularidad viene de la mano del alcance y la visibilidad que tiene mi trabajo como actriz, que es de las cosas que me hace más feliz. Así que es una parte necesaria del asunto, estoy tranquila y me llevo bien con eso.

Paola Barrientos: El universo de Clara y su devenir es algo bastante cercano a mí 2

había un librito, una bitácora de la película que había hecho Naty que compartió conmigo.

P.E.A: -¿Qué te pidió Natalia para crear el mundo de Clara, tanto en el afuera como en el adentro?

Paola Barrientos: -Todo el proceso de trabajo fue muy en conjunto con Natalia, desde los primeros encuentros a charlar del guión, a tratar de imaginar a esta mujer, que siento no estaba muy lejos del mundo de Natalia ni de mi mundo. Así que fue surgiendo a partir del encuentro con ella.

Estuvimos viendo también muchas ilustraciones, había un librito, una bitácora de la película que había hecho Naty para sus adentros; que compartió conmigo. Imágenes, fotos, pensamientos y lo fuimos como armando y compartiendo en la previa al empezar a filmar, trabajamos mucho juntas mientras estábamos filmando.

 

P.E.A: -¿Qué afinidad tenés con personajes femeninos como los que elegís siempre con rasgos de carácter fuerte y cuáles te resultan desafiantes en términos de actuación?

Paola Barrientos: -En relación a la afinidad de los personajes que elijo interpretar, o que me llegan, no sé si busco una afinidad o si me aparece siempre algo. Digo, necesito encontrarlos cercanos, más allá de lo que le esté sucediendo, de la peripecia que atraviese ese personaje. En este caso, siento que había un universo que proponía Natalia, creo que es muy cercano en relación a cierto sentido de producir arte, por llamarlo de alguna manera.

P.E.A: -¿Cuáles son las motivaciones que te llevan a darle luz verde a una propuesta laboral ligada al cine?

Paola Barrientos: -Bueno, yo en cine en realidad no hace mucho que empecé. Poder probar y encontrarme con un nuevo lenguaje es desafiante. En este caso, la propuesta de Natalia era espectacular para sumergirme ahí, en esa búsqueda. Me interesó, además, particularmente con Natalia, después de haber visto sus películas. Me parecía que había un trabajo muy interesante para hacer y de hecho lo hizo, se trabajó de un modo muy particular, con una cámara al hombro, buscando los planos. Entonces, las puestas eran muy libres y abiertas, decía: “ustedes hagan y la cámara los busca”. En ese sentido, también fue una experiencia muy libre y muy lúdica para mi.

siento que el trabajo con Natalia me dejó a mí en un lugar como actriz diferente.

P.E.A: -¿Podrías considerar al 2019 como tu año en lo que hace a tu carrera teniendo en cuenta no sólo La Afinadora con el protagónico sino tu arribo a la serie El jardín de Bronce de HBO y tu participación en el unitario Otros Pecados?

Paola Barrientos: -Bueno, no sé si el 2019 sería mi año, espero que no, (se ríe) que el 2020 sea o el 2021, o el 2022, y así sucesivamente. Sí, valoro mucho la experiencia, más allá de hacer la peli, una que me encantó, siento que el trabajo con Natalia me dejó a mí en un lugar como actriz diferente, que después pude encontrar como actriz haciendo El jardín de bronce. Antes de haber filmado “La afinadora” yo me sentía en un lugar distinto como actriz, en otro lugar. Me parece que el trabajo con Natalia y los lugares por los que pude bucear como actriz dentro de esa propuesta, me dejaron en un lugar interesante para luego abordar la propuesta de El jardín de bronce.

Paola Barrientos: El universo de Clara y su devenir es algo bastante cercano a mí 3

P.E.A: -Una vez que recibiste el guión de La Afinadora de árboles ¿En quién pensaste para comenzar a dibujar en tu cabeza a Clara?

Paola Barrientos: -Clara estaba bastante escrita en el guión de Naty y es lo que te decía al principio, lo que siento es que son universos bastante cercanos, el universo de Clara, su conflicto y su devenir. Es algo bastante cercano y reconocible para mí. Entonces, hubo algo, que arrancamos buscando medio desde lo estético en relación a cosas que usa el personaje en las manos, en las uñas pintadas, en sus anillos, en su vestuario, en los colores que ella utiliza en el taller. La locación la conocí muy al principio, antes de empezar a filmar. El estudio que estaba armado para Clara, todos sus materiales, todo el universo de colores, de materiales, algo muy ligado a cierta belleza, simpleza. La luz que finalmente tiene la película es la luz de ese estudio donde ella está, es la luz de Clara. Siento que tiene que ver con ese universo. La buscamos por esos lados que tienen que ver más con lo intangible, tiene que ver con el color y el aroma.

P.E.A: -Se puede pensar que afinar es de cierto modo ordenar o corregir algo que desentona ¿En qué situaciones sentís que debés desafinar para generar un cambio?

Paola Barrientos: -Está bueno pensarlo, el desafinar en ese sentido, de buscar de nuevo una afinación o una alineación. Siento que hay veces que las cosas se estancan en un lugar, a veces cómodo podría ser pero falto de sentido y de deseo. Y me parece que en ese sentido soy muy inquieta también, de encontrarme con cierta incomodidad de falta de sentido del asunto. Me pasa muchas veces que tengo que recular unos cuantos casilleros para reencauzar o para encontrar otros sentidos, porque a veces hay sentidos primarios que nos mueven a hacer ciertas cosas y que luego uno los va perdiendo por el camino, o también van cambiando. Intento, cuando me encuentro en esos momentos no acomodarme ahí, sino buscarle la vuelta para volver a encontrar sentidos; para motivarme o para buscar el deseo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here