Por Pablo Arahuete

Andy y Benno son como el día y la noche, pero tienen algo en común: ambos son enfermos terminales y morirán pronto. Antes de que esto suceda, quieren vivir el día más feliz de su vida. Entonces deciden aprovechar al máximo el tiempo que les queda y emprenden un largo viaje por ruta hasta África. Aparentemente buscan cosas diferentes pero, durante el trayecto, descubrirán que en las cosas más insignificantes de la vida reside lo verdaderamente importante.

Reseña:


Una cosa es ser solemne y otra frívolo. La delgada línea que corta este tipo de propuestas donde es evidente la marca de Hollywood no sólo en carácter de coproducción sino en estandarización y domesticación del contenido se ve magnificada cuando se toma un tema serio y se pretende despojarlo de toda la cuota de negatividad para forzar una liviandad y frescura muy característica del famoso cine de auto ayuda. Este es un ejemplo cabal de que no alcanza con las intenciones nobles ni los mensajes aleccionadores cuando se trata de cine y no de películas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta