Por Pablo E. Arahuete

afiche entre ellasDos procesos de gestación, el embarazo y la creación de una obra para dar cuenta del tiempo y la relación maestra alumna son los elementos que se juegan en Entre ellas el tiempo, documental de Ana Álvarez y Matías Bertilotti. En esta entrevista en estéreo, ambos nos explican el proceso creativo de un documental que se propuso registrar el aquí y ahora de un deseo, y un sueño hecho realidad.
 

Pablo Ernesto Arahuete: Ana, ¿Qué pudiste percibir en María Cardozo que la distinguía del resto de los niños cuando se conocieron?


Ana Álvarez: Fueron muchas cosas. María tenía una manera muy particular de mirar, de escuchar. Una nena muy sensible en un contexto que no era muy estimulante. Con la propuesta de la danza se mostró muy entusiasmada, nunca dejó de venir a mis clases. Su cuerpo tenía una plasticidad, una disponibilidad a la acción. Yo solamente la acompañé a desarrollar algo que me pareció podía convertirse en una vocación. Su gran virtud fue la de la comunicación, la expresión.

 

P.E. A: Matías, ¿Cuál era el criterio que tomaste a la hora de pensar en el registro de dos procesos de gestación, el embarazo y la obra, teniendo en cuenta tu ligazón con Ana?

entre ellas 2Matías Bertilotti: Lo que más me interesaba era generar la sensación de “estar ahí”, de que, a pesar de estar contando, con un montaje alterno, el presente de los ensayos y el pasado de las dos mujeres, poder ser testigos privilegiados de ambos procesos creativos, y que esa alternancia se conjugara en una hipótesis de futuro que sería la obra de danza que se está gestando frente a nuestros ojos como espectadores. Es en ese sentido que se conjugan todos los elementos, la cámara, la paleta de colores y sobre todo el montaje. El embarazo surge en el guión como si se tratase de una dificultad de la trama principal, se opone de alguna manera al objetivo de la obra de danza, pero el relato lo toma rápidamente para convertirlo en un punto de anclaje fundamental en la relación de las dos mujeres. Eso entonces que a primera vista impediría la obra de danza es, en definitiva, lo que le da sentido a la relación, a la obra de danza, y al mismo documental.

 

P.E.A: Ana, Como maestra, ¿qué aprendiste de tu alumna?

Ana Álvarez: Muchísimo. Cuando pasaron los años y nos dispusimos a hacer la obra, le propuse a María un ejercicio en donde nos copiáramos mutuamente. Una proponía y la otra imitaba. Yo comencé primero y cuando fue su turno yo ansiaba que ella realizara movimientos propios. Pero comenzó a hacer movimientos que yo le había enseñado. Eso fue muy fuerte para mí, me di cuenta del poder que ocupa el que enseña.
Por otra parte, aprendí a estar más en el presente. María vive muy claramente en el presente. Eso para un bailarín es un gran desafío. Verlo en una persona joven es un poco fuerte. Porque uno espera escuchar de sueños, de proyecciones a futuro, pero eso es la imagen que yo tenía de María. Ella me mostró otra cosa. Otro tiempo, su tiempo.

 

P.E.A: Ana, ¿Qué representa para vos la danza?

Ana Álvarez: La posibilidad de acercamiento a un mundo desconocido, la exploración de un lenguaje olvidado, el despertar de la anestesia. Todavía no puedo precisar lo que es la danza y por eso no puedo prescindir de ella. Cada vez que dejo de bailar, me enfermo.

entre ellas 3P.E.A: Matías: ¿Cómo llega Silvina Grinberg al proyecto?

Matías Bertilotti: Por su talento sin lugar a dudas. Eso en primer lugar, en segundo lugar el relato necesitaba equiparar a Ana y a María en sus responsabilidades de creación de la obra, necesitábamos a alguien que organizara a la luz de la danza, la historia que las dos mujeres habían recorrido. Otro punto fundamental es que el documental necesitaba de un punto de vista nuevo, para que el espectador accediera a una historia tan personal de un modo emocional. Silvina tiene una forma de trabajar los procesos que comparto, que disfruto, y que fue fundamental para el documental. Va probando, avanza y retrocede, juega. Y fue ella la que, sin condicionamientos previos, organizó la obra de danza a la luz de la historia. Cada secuencia del documental da cuenta de un período en la historia de las protagonistas. Fue Silvina también la que sumó a Guillermina Etkin para la música, que fue surgiendo a la luz de la danza y de este proceso lúdico junto a Silvina. Eso es un aspecto fundamental de cómo se fueron organizando las capas narrativas.

 

P.E.A: Matías, ¿Alguna vez paso por tu cabeza contar la historia de Ana y María desde la ficción?

Matías Bertilotti: Se me pasa ahora a la luz de esta pregunta y se me dibuja una sonrisa. No, no la había pensado. Yo vengo de la ficción eso es claro, pero hay algo del documental, de la hipótesis que uno arma antes de rodar que me fascina. Esa hipótesis puede desviarse en cualquier entre ellas 1momento y uno tiene que estar preparado para saber sobre la marcha, cuando desviarse o cuando seguir lo planificado. En principio te diría que la relación entre la forma y la figura de esta pieza es el documental, que su estructura es parte indisoluble de la historia de Ana y María, y que no se limita a ilustrar un argumento. Creo que para trasponerla a una ficción más allá del argumento, que me parece único y muy interesante, habría que buscar esa estructura que le diera sentido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here