Reseña de Porque Temos Esperança: Cuando ser padre es una elección

Se proyecta el 14/05 a las 20:30 hs. en el Centro Cultural L.N. Alem (Río Grande)

Por Laura Pacheco Mora


A veces sucede que una persona cambia la historia a partir de un profundo sufrimiento personal. La persona en cuestión eligió ayudar en vez de quejarse o simplemente llorar y bajar los brazos.

Porque Temos Esperança (2014) es un documental brasilero que relata la enorme hazaña de Marli Maravilha, una mujer sufrida y de carácter determinante que recorre las cárceles de Recife, con la firme convicción de que los padres reconozcan a sus hijos, intentando Festival Cine en Grande: Porque Temos Esperança 2reconstruir sus vidas. Lidia a su vez con problemas personales que la fortalecieron, ella comprende el verdadero significado de la palabra soledad, no pierde las esperanzas y considera que ya ha llorado demasiado en la vida.

Susanna Lira es la directora de este conmovedor largometraje documental que recomiendo ver. Más allá de algunos detalles de fotografía, siempre es restaurador repasar esas historias cotidianas que nos rodean, pero elegimos no ver y, más aún, quedarnos en la comodidad de criticar y no hacer nada al respecto. Pues aquí tenemos un documento que demuestra lo contrario; por más insignificante o débil que nos parezca el hecho de ayudar ante tanta injusticia y burocracia, se puede cambiar la historia de muchas vidas y llevarles una cuota de esperanza y amor. ¿Qué sucedería si nos unimos y seguimos el ejemplo de Marli?… es una pregunta que todos nos deberíamos hacer y seriamente considerar que, si bien ante este sistema ambicioso y corrupto parecemos hormiguitas y nos sentimos frágiles, en nuestras manos está el poder para brindar soluciones a los olvidados. Sólo depende de nuestra voluntad.

Las cárceles son parte de la sociedad, no hay nada más peligroso que un hombre sin empatía por sus semejantes y con poder; ellos están para defender a los ciudadanos y hacer valer los derechos adquiridos, -todos tenemos los mismos, los que cometieron un delito y están cumpliendo su condena también; en especial éstos déspotas hombres que ocupan un cargo, deberían tomar como ejemplo a una mujer como Marli y no “esperar” a que los presos regresen a la sociedad para ayudarlos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here