Por Pablo Arahuete

La relación entre padre e hijo pero con roles intercambiados forman parte del universo de Ciegos (ver crítica), opera prima de Fernando Zuber. Si bien la ceguera no es el centro del film, en esta entrevista exclusiva charlamos con el director entre otras cosas sobre vínculos y dependencia.

Pablo E. Arahuete: -¿Cuál fue el motivo de optar por un actor que no padece ceguera para darle el rol de ciego?


Fernando Zuber: -El deseo inicial era trabajar con un actor no vidente, pero eso se fue reformulando naturalmente hasta darme cuenta que lo más importante no era si veía o no, sino como podía trabajar la relación de dependencia con el hijo. Cuidar y ser cuidado. Enseñar, teniendo tantas dificultades para manejarse con la misma libertad que otros padres.

Fernando Zuber: "La ceguera es un estado emocional de sociedades sin conciencia de sí mismas y de los demás" 1P.E.A: -Lucrecia Martel elogió la austeridad de tu película, ¿Considerás que el cine minimalista es más intenso en términos dramáticos para desarrollar vínculos humanos?

Fernando Zuber: -No, creo que los vínculos humanos se construyen cuando hay buenos guiones, ideas y puestas en escena que los terminen de armar. Hay superproducciones, alejadas del cine minimalista, que han logrado desarrollar vínculos humanos maravillosos.

 

P.E.A: – Tengo entendido que antes de lanzarte a escribir el guión de esta opera prima hubo una investigación sobre la ceguera, ¿Qué aspectos te resultaron novedosos y por qué?

Fernando Zuber-Me alegra mucho llegar a buen puerto con los proyectos pero en igual medida disfrutar de los procesos. Aprender. Por eso si bien no es una película sobre la ceguera, me interesaba explorar ese universo. Y encontré grandes aliados para hacerlo como Yemina Warth y Alicia Waza. Profesora de teatro y profesora de ciegos respectivamente del Centro de Rehabilitación para no videntes y baja visión De Vicente Lopez.

Fernando Zuber: 2

P.E.A: -En la película hay un hijo sostén y un padre dependiente de este hijo, ¿Cuál es la ceguera simbólicamente hablando de uno y otro?

Fernando Zuber: -La ceguera es un estado físico del padre, pero también un estado emocional de muchas sociedades aceleradas al punto de perder la conciencia de si mismo y de los demás. Ser padre siendo ciego representa un acto de incertidumbre y confianza total. Ser niño y cuidar de tu propio padre perdiendo claridad en los roles, también lo considero una pérdida de la noción del tiempo y lugar. Representa un gran gesto de amor, y al mismo tiempo una pérdida del equilibrio.

Fernando Zuber: "La ceguera es un estado emocional de sociedades sin conciencia de sí mismas y de los demás" 2P.E.A: – ¿Cuáles fueron los aportes para este debut cinematográfico de tu experiencia en el equipo de Diego Lerman?

Fernando Zuber: -Diego además de ser un amigo querido es quien confió en el proyecto desde hace mucho tiempo. Eso representa un gesto de amor y entrega único y un gran estímulo. Tuvo un rol fundamental a la hora de cerrar el guion antes de filmar. Lograr despojarlo de tiempo innecesario, ideas menos relevantes, hizo que la película se fortaleciera.

 

P.E.A: -¿Cómo construiste con Marcelo Subbioto al personaje del padre y su vínculo con el hijo?

Fernando Zuber: -El trabajo con Marcelo ha sido maravilloso. Es un actor super talentoso, pero sobre todo un estudioso. Apasionado, riguroso, profundo y muy generoso. Tuvimos encuentros con personas no videntes, y fue muy valioso haber trabajado con Alicia Waza en el entrenamiento de la ceguera y con Eugenia Levin directora de casting y Coach en la preparación de los personajes que trabajamos junto a Benicio. A veces los tres y en otras las cuatro, tuvimos varios encuentros en la casa de Beni que nos permitieron alejarnos del rigor del guion e improvisar sobre la contante ruptura de quién es más padre y quién es más hijo cuando ambos necesitan ser cuidados por el otro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here