Por Omar Tubio

Hace unos meses atrás asistíamos embelesados a la resignificación de un género cinematográfico en manos de Todd Haynes con la notable Lejos del paraíso, en donde el joven director recurría a la estética del clásico melodrama de los años 50 para diseccionar la vida de un matrimonio burgués. Y como el homenaje está de moda, y a veces rinde sus buenos dividendos, esta vez le toca el turno a las inocentes y poco pretenciosas comedias Abajo el amor: Rock y Doris están de vuelta 3de los principios de los 60, que en aquella época estaban dominadas por una pareja emblemática: Rock Hudson y Doris Day. Vuelve amor mío, No me manden flores y sobre todo Problemas de alcoba fueron rotundos éxitos de taquilla y elevaron a sus estrellas principales a lo más alto de la cima de la popularidad. Ninguno de los dos era un eximio actor, pero la química que se establecía entre ellos era inigualable. Las películas eran fundamentalmente comedias de enredos, con mucho timing y gags que ahora frecuentan las sitcom, y donde el sexo asomaba tímidamente y con cuentagotas, predominando en general el doble sentido. No eran precisamente una obra de arte, pero eran divertidas y se veían con gusto.

Abajo el amor propone entonces recuperar ese espíritu, adoptando cada uno de los clichés (en el vestuario, en la escenografía, en la manera de moverse y de actuar, en el uso del color y la música, etc.) que debían estar sí o sí para inscribirse dentro de ese terreno. Era una operación arriesgada, si se tiene en cuenta que el espectador de hoy se encuentra a años luz de lo que proponían dichos films. Dicho de otra manera: ¿interesará al gran público esta propuesta que a primera vista puede parecer algo anacrónica? Porque es indudable que a quien vio en su momento cualquiera de esas películas, por lo menos le causará cierta nostalgia o reconocerá en muchos pasajes algo que le resulte familiar, pero me atrevo a pronosticar un limitado suceso en nuestra cartelera, en donde reinan cómodamente los comics y la acción desenfrenada.


Lo que hace que Abajo el amor no sea lo redonda que debió haber sido, se debe sin dudas a una falta de decisión del director a jugarse por entero. ¿Homenaje o parodia? El film oscila constantemente entre ambos márgenes y eso causa que algunas resoluciones no sean del todo felices. Hay unas cuantas ideas muy interesantes que de vez en cuando emergen del montón y que a veces lucen desperdiciadas por esta cuestión. También es de destacar el usoAbajo el amor: Rock y Doris están de vuelta 4 de la banda sonora, que aquí se convierte en un protagonista más, aunque a veces se abuse del efecto y termine por ser un arma de doble filo.

El reto de revivir a Rock y a Doris no era moco de pavo. Recrear esa química no era tarea fácil y los elegidos fueron Renée Zellweger y Ewan McGregor. La más favorecida en este caso es ella, ya que posee la misma candidez y dulzura que hicieran famosa a la novia de América. Esa cosa de tangibilidad que la hace accesible y cercana y que Zellweger derrocha en cantidad adueñándose de la pantalla. McGregor se esfuerza en dar el tipo y a fuerza de talento lo logra en parte, pero le falta la presencia y el magnetismo que imponía Hudson entre la platea femenina (a pesar de su oculta ambigüedad). Juntos no son dinamita, pero aprueban igual (no se pierdan la canción y el baile de los créditos finales… dejan con ganas de más).

Si todavía lo emocionan las rosas y la espuma del champagne le da vueltas la cabeza, bien vale la experiencia de dejarse llevar a un mundo que ya no existe. Ni en las novelas.

Abajo el amor: Rock y Doris están de vuelta 2Título: Abajo el amor.
Título Original: Down with love.
Dirección: Peyton Reed.
Intérpretes: Renée Zellweger, Ewan McGregor, David Hyde Pierce, Sarah Paulson, Tony Randall y Rachel Dratch.
Género: Comedia, Romance.
Clasificación: Apta todo público.
Duración: 101 minutos.
Origen: EE.UU.
Año de realización: 2003.
Distribuidora: Fox.
Fecha de Estreno: 02/10/2003.

Puntaje: 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here