Por Pablo Arahuete

Por siete años consecutivos el certamen de cortos internacionales SORIA ancla en Argentina para plasmar el panorama del universo de los cortometrajes con palmarés de obras de distintos países. En esta ocasión el cortometraje  de Argentina se exhibirá además en la competencia Argentina, donde un jurado va a premiar al mejor y eso dará pasaporte directo para formar parte de la selección oficial del SORIA 2019. En esta entrevista con Pablo de Vita, director artístico te contamos de qué se trata esta verdadera fiesta del cortometraje internacional que comienza el jueves 13 hasta el 19 en el BAMA cine.

Pablo Ernesto Arahuete:- Teniendo en cuenta que habrá una competencia de cortos argentinos en esta séptima edición entre una muestra de cortometrajes internacionales: ¿ Cuál es la importancia del cine argentino para este tipo de certamen?


Pablo de Vita:- La importancia del cine argentino en este certamen es vital y es, prácticamente, lo que le da sentido a la muestra porque no es sólo una selección que otorga una distinción para el mejor corto y queda en el premio, sino que los dos premios que se entregan, el premio del público y el premio a la mejor película, clasifican directamente en la competencia del festival de Soria en su edición 2019 en España.

P.E.A:- ¿Cuál fue el criterio de selección de los cortometrajes que integran la competencia?

Pablo de Vita:- El criterio de selección fue amplio en virtud de la mirada y la confluencia de miradas a los dos lados del atlántico del equipo de programación que intentó dar cuenta de perfiles, enfoques, temáticas e –intereses del mundo del cortometraje del cine argentino y en donde conviva la experimentación con la narración clásica, la búsqueda por géneros, el perfil innovador y también el de aquel que busque contar una historia de manera más tradicional pero con mucha llegada al público.

Pablo de Vita 1

P.E.A:-  Por lo que se aprecia, hay preponderancia de ficciones respecto a otro tipo de género como el Corto Documental, ¿a qué se debe?

Pablo de Vita:- Es variable y responde exclusivamente a los cortos inscriptos que superaron igualmente por varios centenares la cantidad de la selección a concurso.  Curiosamente se genera un balance porque en los cortos argentinos hay más ficciones, en los largometrajes que exhibimos en las “noches especiales” hay más documentales y en el palmarés de Soria conviven todos los premiados en España que se ven por primera vez en la Argentina. 

P.E.A:- Teniendo en cuenta el tiempo de la Internet y la poca paciencia de un espectador para el cine, ¿Consideran que el formato cortometraje hoy por hoy gana un espacio que en otras épocas no tenía?

Pablo de Vita:- Gana en el ordenador, dicho en España, y en la computadora, dicho en Argentina. Gana en el teléfono móvil pero es un formato que dio nacimiento al cine cuando no se intuía aún un destino de grandeza en metraje. Pero, asimismo, pierde en relación a su presencia en la gran pantalla. Y no es que el corto no guste y doy un ejemplo masivo y bien concreto, el corto que acompaña a muchos tanques del cine de animación, como en el caso de la saga de La era del hielo pero no exclusivamente, tiene igual atención, interés, impacto y comentarios que el largometraje mismo. Es un mundo que merece revitalizarse y, principalmente, jerarquizarse en la gran pantalla. 

P.E.A:-   ¿Puede existir una industria cinematográfica argentina que concentre recursos y estructuras para consolidar al cortometraje de exportación?

Pablo de Vita:- Sería un anhelo posible. Atendiendo al auge de las plataformas digitales. Quizás ese camino debiera ser explorado por las escuelas de cine que tienen una pequeña industria anual en cada uno de los trabajos que presentan los alumnos en las escuelas. Muchos realmente formidables e inolvidables. Pero el cortometraje da pruebas todo el tiempo de que esta vivo, en nuestras “Noches especiales” presentamos 3 cortos, uno es del argentino Diego Sabanés, recordado por su largometraje “Mentiras piadosas” con Marilú Marini alrededor de Cortázar y que, en este caso radicado en Madrid tiende un puente imaginario entre la capital española y Buenos Aires en otro de los anhelos que persigue el festival. Su corto ha sido coronado de premios en varios festivales y es la primera vez que se exhibe en la Argentina, siendo él argentino. Esos son motivos para estar muy contentos. Otro corto es “An american swan in Paris” de Arantxa Aguirre de quien presentamos este corto alrededor del mundo de la danza pero también su largo “El amor y la muerte”, historia de Enrique Granados, una síntesis donde la fascinación por el arte y la música están presentes.

P.E.A.-  ¿Qué importancia en momentos críticos de la cultura tienen las escuelas de cine en la ecuación productividad-rentabilidad?

Pablo de Vita:- La importancia de las escuelas de cine no se reducen ni a momentos de pujanza económica ni de crisis donde la ecuación citada tampoco funciona. La importancia de las escuelas de cine es permanente como método de entendimiento, transmisión y conocimiento del saber cultural, en este caso vinculado al cine. Dentro de la larga tradición en la formación del cine en la Argentina, donde Simón Feldman comenzó de manera entusiasta e intuitiva en los años ’60 a hoy hay un abanico de expansión tanto pública como privada de lugares de formación en diversas disciplinas del cine. De las escuelas de hoy surgen los nombres de mañana, así como de las escuelas del ayer surgieron Lucrecia Martel, Fabián Bielinsky o el caso que presentamos en el festival con nuestra jurado e invitada especial Jana Bokova cuyo origen checo prosiguió con años de formación en Londres y una mirada universal y conocedora que le permitió conocer el mundo, tanto que celebramos los 30 años de un documental pionero dentro de su filmografía como “Un viaje andaluz”, en el enclave preciso de la geografía española que nos permite un encuentro como el de Soria. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here