Para este sábado 4 y domingo 5, a las 20.30 hs, BAMA Cine Arte anuncia la proyección del documental Jodorowsky’s Dune para regocijo de los seguidores del director chileno y amantes del buen cine en general. ‎Jodorowsky’s Dune cuenta la historia del malogrado proyecto para llevar al cine en los 70’s la famosa novela de ciencia-ficción escrita por Frank Herbert‬. Un trabajo documental excepcional y revelador de Frank Pavich‬, y no solamente apto para cinéfilos…

00001.m2ts_snapshot_01.24.17_2014.07.07_14.50.54_original
Alejandro Jodorowsky en un pasaje del documental de Pavich

En 1985 tuve la chance de ver en cine Duna de David Lynch en una función doble con Vértigo de Hitchcock. Menudo doblete, amigos. Aún para un espectador inexperto de 14 años como era mi caso Duna fue una decepción. Lo que de ningún modo me hubiese podido imaginar era que el proyecto de adaptar el premiado libro de Frank Herbert venía dando vueltas desde mediados de los 70’s por un señor multifacético, chileno de nacimiento pero nacionalizado francés, que responde al nombre de Alejandro Jodorowsky.

La primera referencia de la Dune de Jodorowsky me llegó a través de los fantásticos extras de la edición en DVD de Alien, el octavo pasajero; y concretamente, por una entrevista al coguionista del filme de Ridley Scott, Dan O’Bannon (luego director de esa obra maestra que es El regreso de los muertos vivos), que en 1975 fuera contratado por Jodorowsky para encargarse de los complejos efectos especiales que requeriría Duna. El trasandino quería a Douglas Trumbull, el visionario técnico en el que confió Kubrick para 2001: odisea del espacio, pero tras entrevistarse con él intuyó que además de una vanidad mayúscula el especialista en F/X no poseía una mente abierta y permeable a comulgar con los aspectos filosóficos y religiosos del guión. Quiso el destino que en esos días viera Dark Star, la ópera prima de John Carpenter. Allí, Jodorowsky descubrió al por ese entonces ignoto O’Bannon y se convenció de que era el adecuado (conclusión en apariencia insólita considerando la precariedad de esa producción clase B). Pero no quiero excederme en brindar información que ya está en el documental. Baste decir que Jodorowsky -todo un personaje asociado a distintos movimientos estéticos de los 60s y 70s cuando realizó sus películas más conocidas como Fando y Lis, El Topo o La montaña sagrada– se fue rodeando de artistas de enorme calibre en distintos rubros para la concepción del proyecto a los que sedujo con su inteligencia, convicción y carisma. Repasemos algunos de ellos: Michel Seydoux era el productor factótum del que dependía Jodorowsky para materializar su sueño; para el diseño de naves, personajes y escenarios fueron convocados los artistas Chris Foss, Jean Giraud (más conocido como Moebius, el mítico dibujante de cómics) y el luego celebradísimo H.R. Giger (creador del monstruo xenomorfo de Alien…); de ciertos fragmentos de la música se encargarían los británicos Pink Floyd y los germanos Magma; y algunos de los actores convocados que le habían dado el sí al ambicioso realizador chileno incluían a gente tan heterogénea como Salvador Dalí, Mick Jagger, Orson Welles, Gloria Swanson, David Carradine y Amanda Lear. De semejante cambalache de nombres podía salir la mejor o la peor película del mundo. Pero ya nunca lo sabremos…

filmografia
Las tres películas que cimentaron el prestigio de Jodorowsky

En 1976 Frank Herbert viajó a Europa y se encontró con un panorama alarmante: de los 9.5 millones de dólares de presupuesto destinado a la producción por todo concepto ya se habían evaporado 2 millones solamente durante la preproducción. Pese al gasto desorbitante hubo un gran trabajo de los ilustradores y diseñadores conjuntamente con Jodorowsky que armaron un libro voluminoso donde se podía apreciar, además del guión, el detallado storyboard de la película, complementado con los dibujos de los escenarios y el vestuario. Estaba todo pautado en esta maravillosa guía que Seydoux mandó a imprimir para que cada estudio de Hollywood reciba su copia. La idea del productor era conseguir la financiación faltante en Estados Unidos y el libro era una excelente carta de presentación. Nadie se atrevería a no tomarlos en serio luego de apreciar tan magna labor. El problema es que aunque reconocían el talento artístico allí aplicado las majors hollywoodenses miraban con desconfianza a Jodorowsky y descreían de la viabilidad de una producción de ciencia-ficción, género que no estaba de moda (el estreno de Star Wars un año después cambiaría por completo la perspectiva de los mismos ejecutivos). Pese al esfuerzo de todos los involucrados Dune fue perdiendo terreno, los artistas que se dieron a conocer por el libro/guía fueron contratados por otros productores y parte de lo hecho para Jodorowsky fue aprovechado por otros directores (Alien, el octavo pasajero es el título más representativo ya que reunió a O’Bannon, Giger y Foss). Tras cinco años de buscar fondos y de viajar constantemente tratando de reunir al equipo más impactante de la historia del cine, Seydoux finalmente se rindió y se retiró dejando inconcluso el proyecto. Jodorowsky quedó destrozado. Para él Dune sería el legado de su vida, donde se resumirían todas sus inquietudes artísticas, místicas, religiosas y filosóficas. Viendo el documental se trasluce que ese sentimiento de pérdida inmensa sigue haciéndose carne en el ya octogenario director que tras una larga ausencia del cine retomó lo actividad en 2013 con la realización de la muy autobiográfica La danza de la realidad (estrenada en Argentina recientemente). Ese año tanto este filme como el brillante documental que Frank Pavich suscribiera sobre la figura de Jodorowsky y el truncado proyecto de Dune se proyectaron en el Festival de Cannes. Si bien nunca fue olvidado por los cinéfilos, este retorno a la palestra del autor de Santa Sangre en pleno siglo XXI puede considerarse un acto de justicia.

maxresdefault
Portada del imponente libro con el arte de Duna

a7f47f33856be65503baa3cf6efcbe2ePara su película Frank Pavich entrevistó a todos los sobrevivientes del proyecto. Mucha gente por desgracia dejó de pertenecer al mundo de los vivos: además de los más obvios como Dalí y Welles -que ya eran grandes para cuando fueron convocados- hay que lamentar la desaparición física de Dan O’Bannon en 2011 (aparece su esposa dando testimonio) y de H.R. Giger en 2013. No obstante, la entrevista más importante por motivos lógicos es la del omnipresente e incomparable Alejandro Jodorowsky que en definitiva es la que justifica la visión de este trabajo. Mechando caprichosamente el español con un inglés tarzanesco, el chileno desborda de pasión e inteligencia mientras narra con minuciosidad todo lo acaecido mientras se mantuvo al frente de esta frustrada aproximación al universo literario de Frank Herbert. Una que hubiese merecido otra suerte. Solamente las anécdotas que cuenta sobre Dalí y Welles convierten a Jodorowsky’s Dune en una experiencia imperdible donde es tan importante el mensaje como el mensajero (de un histrionismo de a ratos hilarante). La hora y media del filme pasa volando de la mano de un hombre que logra transmitir con éxito al espectador muchas de sus características personales: profundidad, sofisticación, agudeza intelectual y una seducción que brota naturalmente toda vez que exista un interlocutor dispuesto a escucharlo.

jodorowskys-dune-poster
Poster del soberbio filme documental

En Jodorowsky’s Dune se recrean lo que habrían sido algunas escenas animación mediante, se informa sobre las particularidades estilísticas que pensaban llevar a cabo desde la puesta en escena, se da cuenta de las idas y venidas con los actores en distintos puntos del planeta, se rememora con resignación la dura batalla para conseguir la financiación con un profuso anecdotario, y como coda se explicita cuáles son las obras de Hollywood (muy populares todas) que resultaron influenciadas por el trabajo del chileno y su equipo. Algo increíble, diría que sin precedentes, para una producción que nunca llegó a realizarse. Es terrible que se haya desperdiciado tanto esfuerzo pero como no hay mal que por bien no venga gracias a esa desgraciada sucesión de eventos es que hoy podemos disfrutar de una película fascinante. La única condición es que te guste el cine. Conozcas la filmografía de Jodorowsky o no, esta es una cita de honor que moviliza, divierte y te hace pensar que hubiese sucedido de haberse plasmado. ¿Una genialidad?, ¿una bizarrada?, ¿un poco de cada cosa? Qui lo sa pero es maravilloso poder elucubrar nuestras propias teorías al respecto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here