Si la cámara acompaña o persigue al protagonista de Pantanal durante su travesía entre Argentina, Brasil y Paraguay, ese es uno de los misterios y atractivos que el espectador puede resolver cuando se sumerge en este incierto juego del gato y el ratón, a veces imperceptible. En esta entrevista exclusiva, el director Andrew Sala nos introduce en los enigmas de la sugestiva Pantanal y en los pormenores de un rodaje que devino película.

 
Pablo E.Arahuete:- ¿Cómo nace la idea de Pantanal?

 
Andrew Sala:En el 2011 hice un taller con Andrés Di Tella y Martín Rejtman que se llamó Laboratorio de Cine, cuya consigna era filmar constantemente. En ese taller salían trabajos muy buenos hechos con muy pocos recursos. Al terminar me dije que podía replicar un poco el modo de producción empleado en el taller para hacer una película.


 

Andrew Sala DIRECTOR PANTANAL 01
 P.E.A.:– ¿Cómo planificaste el rodaje y cuánto demandó?

 
Andrew Sala:- En un par de meses convencí a Leo Murúa, el protagonista de la película, y a un equipo técnico muy chico para que me acompañaran en el viaje. Armamos una escaleta del primer acto de la película para filmar entre Rosario del Tala y Colón, dos localidades entrerrianas en donde teníamos conocidos, y el resto del camino era medio una incógnita. Sabíamos que queríamos llegar al Pantanal en el Mato Groso brasileño y que sí o sí íbamos a pasar por la triple frontera, pero el resto del camino lo fuimos encontrando a la par que íbamos armando la película. El primer viaje duró 5 semanas. Casi un año después, volvimos 10 días por el mismo camino para completar partes que nos faltaban y hacer los testimonios “documentales”.

 
P. E.A:- La cámara cobra un protagonismo excluyente en Pantanal, ¿te dejaste llevar por el espacio para reconfirgurarlo en cada movimiento o estaba preestablecida la ruta a seguir?

 
Andrew Sala:- Como la ruta no estaba determinada de antemano, íbamos adaptándonos a lo que nos encontrábamos. Apenas llegábamos a un pueblo a hacer base ya nos poníamos a buscar locaciones que se ajustaran a lo que veníamos e scribiendo en el camino. La puesta de cámara después se iba ajustando al lugar y a la situación que planteaba la escena y los actores, todo con bastante libertad.
Para los testimonios documentales, la estrategia era distinta, algunos fueron “producidos”, otros fueron “reales”, pero la mayoría fue una mezcla de ambas cosas. Básicamente aparecíamos con la cámara, cual periodistas y desde atrás de cámara, con algunas tácticas, íbamos conduciendo al entrevistado para que dijera lo que nos servía para la película; esto es lo que les da ese aire real, pero raro e incierto al mismo tiempo.

 

Pantanal poster
P.E.A:- ¿Qué aspectos de la fuga te resultan interesantes como modo de construcción de un personaje?

 
Andrew Sala:- La fuga le da un objetivo claro al personaje y lo obliga a accionar de determinadas maneras. De todas maneras, con Leo creo que nunca terminamos de definir de qué se escapaba el personaje, ni qué había hecho que lo obligaba a la fuga. Sí sabíamos que había hecho algo ilícito y que no era algo que el personaje estaba acostumbrado a hacer, por eso la extrema paranoia que tiene y su modus operandi, a veces medio rebuscado.

campaña 2

P.E.A:- ¿Cómo construiste el guión y trabajaste con los no actores?

Andrew Sala:- Como comentaba más arriba, salimos de Buenos Aires con apenas una escaleta del primer tercio de la película, el resto lo fuimos escribiendo en el camino a partir de cosas que nos iban pasando en el rodaje. Por ejemplo, toda la historia con el hermano apareció orgánicamente en el camino. Esta forma de escribir nos obligaba a estar todo el tiempo yendo para adelante y para atrás para completar los agujeros. En montaje terminamos de armar la historia e hicimos varias retomas de interiores acá en Buenos Aires.

Los no actores hicieron de sí mismos, lo cual ya de por sí ayuda mucho. Además trabajamos con un equipo técnico muy chico, lo que reduce mucho la presión y los nervios. Otra clave para el trabajo fue hacer las escenas inmediatamente después de haber conseguido al no actor, para que no tenga tiempo de ponerse nerviosa/o.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here