Por Pablo Arahuete

Aún quedan unos días para disfrutar de lo mejor de la cinematografía polaca y Cinefreaks no quería perder la oportunidad de esta charla con la directora del festival,  Agnieszka Herbich (A la derecha de la foto), quien tuvo la generosidad de responder esta entrevista en medio de su actividad.

Pablo Ernesto Arahuete: – Tengo entendido que se conmemoran 100 años de recuperación de la Independencia Polaca de potencias extranjeras ¿Se verá reflejado este acontecimiento en la selección de películas elegidas para este año o fue un criterio diferente el que primó a la hora de seleccionar?


Agnieszka Herbich:Si bien el aniversario no fue el criterio de selección, se ve reflejado en algunas películas elegidas que tocan temas históricos como por ejemplo la guerra fría, la masacre de polacos en lo que hoy es Ucrania. Capaz como muchas películas triunfaron el mundo se puede ver cómo Polonia después de cien años recupera su identidad y está floreciendo en el mundo de los países libres. Para mí es importante destacar que Polonia, un país que prácticamente no figuraba en el mapa, desde 1918 y con guerras y muchas situaciones trágicas encontró en varias arias reconocimiento y triunfos como en el cine. 

P.E.A.: – La mayoría de las películas en competencia cuentan con un caudal importante de premios internacinales ¿Considera que ese prestigio es cualidad suficiente para ganar la confianza del público argentino que no esté familiarizado con el panorama del cine Polaco actual?

Agnieszka Herbich, directora del Festival de cine Polaco en Buenos Aires. 4

Agnieszka Herbich: La presencia del cine polaco en las salas de Argentina y con los festivales como éste siempre fue importante. Hubo años que presentamos películas no tan galardonadas como las de este año y conquistaron al público argentino. El cine polaco es de fama internacional, es muy bueno y no necesita respaldarse por premios. Ya comprobamos que hay muy buena relación con el público argentino en cada festival, concurre cada vez más gente. Siempre fue de buena calidad, desde la escuela de Andrzej Wajda, sus seguidores y otros talentosos directores polacos a quienes se podían ver en Argentina en los años ’70, ’80. Los premios son la continuidad de esa calidad y además el cine polaco cada vez se distribuye con más asiduidad en Argentina. Para este año va a llegar Cold war y para el que viene La noche de paz. 

Agnieszka Herbich, directora del Festival de cine Polaco en Buenos Aires. 1

P.E.A.: – Si tuviera que destacar denominadores comunes entre las ficciones de este año ¿Cuáles serían?

Agnieszka Herbich: Creo que es preponderante la influencia de acontecimientos históricos terribles tanto en la condición humana como en el amor. En tres películas podemos ver cómo circunstancias históricas han influido en las conductas de los personajes por ejemplo, una historia de amor que no se puede cumplir, las relaciones conflictivas entre seres humanos. Hay un denominador común en que en algunas películas los guiones se basan en hechos reales como por ejemplo la película La última familia, El mejor y Todas esas noches sin dormir, todas se basan en hechos de la vida real. La primera es la historia de un reconocido pintor polaco y la segunda de un deportista polaco que ganó el triatlón Ironman tras recuperarse de un pasado de adicción a las drogas y una familia muy difícil.

P.E.A.: – ¿Qué une a Polonia con Argentina más allá de la fuerte presencia de la colectividad en este país de sudamérica?

Agnieszka Herbich: Nos une el amor al arte y al cine. Hechos históricos como el terrorismo de Estado, con historias desgarradoras que tuvo que vivir el pueblo argentino y además destruía vínculos humanos. Diría que allí nos une la desazón.

P.E.A.: – ¿En qué consiste el premio Transatlántico?

Agnieszka Herbich: Es una escultura que hizo la escultora polaco-argentina Natalia Pzellinski, simboliza lo que une también a Argentina y Polonia, el arte, la trayectoria de un escritor polaco, dramaturgo, que vivió 24 años en Argentina: Witold Gombrowicz. Precisamente una de sus obras se llama Transatlántico su literatura moderna también marcó a la Argentina. El Transatlántico, que es una especie de barco, se ve reflejado en la escultura, lo pueden ver en nuestra página web. Y también por supuesto alude al cine. 

Agnieszka Herbich, directora del Festival de cine Polaco en Buenos Aires. 3

P.E.A.: – ¿Cómo vislumbra al cine Polaco de la próxima generación atravesada por los discursos de la postmodernidad y las redes que hacen de la imagen otro medio de expresión?

Agnieszka Herbich: El cine polaco siempre pudo estar más allá de lo que pasa artísticamente. Sin embargo no deja de estar en la avant garde del cine mundial. Ya estamos experimentando esa tendencia de mezcla de géneros en cine y seguramente se vaya nutriendo de los nuevos lenguajes pero también presentando historias humanas gracias a los excelentes actores polacos. Me parece que al estar el país en una buena situación, el talento de los actores y directores polacos va a crecer y a destacarse en los próximos años. La estabilidad socio económica ayuda a que el arte se pueda desarrollar. Un muy buen ejemplo de experimentación con la imagen y la revolución digital se encuentra en la película Sala de suicidas que mostramos en una de las ediciones anteriores del festival. El protagonista vive casi en un video juego. Fue muy elogiado por revistas prestigiosas el trabajo del actor protagonista y destacado como uno de los diez europeos para tener en cuenta su trayectoria. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here